ANGELINA JOLIE: ENTRE EL CÁNCER Y LA VUELTA AL SET DE FILMACIÓN

En el mes de concientización contra el cáncer de mama, la actriz explicó las razones de sus cirugías preventivas. Sus antecedentes, su lucha polémica contra el mal y una nueva película muy personal.

f700x390-20427_59445_0

En su entrevista para la revista Vogue, Angelina Jolie habló sobre cáncer. En su entrevista para la revista Vogue, Angelina Jolie habló sobre cáncer. Crédito: AP «Mis hijos nunca van a tener que decir ‘mamá murió de cáncer de ovario'», le dijo Angelina Jolie al New York Times a principios de este año. Sus decisiones de salud han sido, en los últimos tiempos, tema de polémica. Y no solo porque se trate de una mega estrella de Hollywood, sino porque lo que le ha hecho a su cuerpo para mantenerse libre de cáncer es considerado por muchos un exceso.

En el año 2013, un estudio detectó que Jolie tiene una mutación del gen BRCA1, que –han establecido diferentes estudios científicos– indica un mayor riesgo de ciertos tipos de cáncer. Así, se hizo en forma voluntaria y preventiva una doble mastectomía. Pero en marzo, cuando uno de sus controles médicos regulares indicó que algunos marcadores estaban altos, fue más allá y se hizo remover además los ovarios y las trompas de Falopio. Extremo.

A los 40, Jolie está en uno de los mejores momentos de su carrera: actriz, madre, filántropa, directora de cine y, ahora también, escritora. Porque su próxima película, By the Sea, que se estrena en noviembre, además de haberla dirigido, la escribió. Será la primera vez que comparte pantalla con su marido, Brad Pitt, desde aquel Señor y Señora Smith (2005) que los unió (y que provocó escándalo en Hollywood: Pitt estaba casado con Jennifer Aniston). Pero, además, es una de las pocas actrices en el glamoroso mundo del cine que afirma que prefiere envejecer.

«Mi madre y mi abuela comenzaron a morirse a los cuarenta», diría en la nota de tapa de la última edición de la revista Vogue, «Tengo cuarenta y no puedo esperar a llegar a los cincuenta para saber que lo logré, que lo superé».

Las últimas dos generaciones de mujeres en su familia sufriendo de cáncer de ovarios. El historial familiar, sumado a los análisis constantes a los que se somete, la llevó a tomar la decisión de extirparse preventivamente los órganos. «Ojalá mi madre hubiera podido tomar una decisión así», dijo.

Sobre el resultado de las cirugías, explicó que aún cuando remover los ovarios es algo sencillo, «cambian las hormonas y… las cosas se ponen interesantes. Con mi marido bromeábamos: el lunes editamos la película, el martes quirófano, el miércoles menopausia, el jueves volvemos a editar».

Jolie afirma que su nueva película «no es autobiográfica». Pero sí admite que tiene ciertas pinceladas de la vida de su madre, Marcheline Bertrand. También actriz, Bertrand abandonó su carrera para dedicarse a criar a sus hijos James y Angelina cuando su marido, el también actor Jon Voight, los abandonó.

«Mi madre era la persona más agradable del mundo», explicaría Jolie para distanciar a Bertrand de Vanessa, el personaje de la película, que no lo es, «Pero el dolor específico de este personaje viene de esta mujer que me fue tan cercana, de verla irse, de ver su cuerpo fallarle».

Angelina Jolie dirigió su segunda película, de la cual además es la autora.

 

¿Sirve operarse?

Según el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, la doble mastectomía reduce el riesgo de cáncer de mama en un 95% en mujeres que tengan detectada la mutación de los genes BCRA1 o BCRA 2, y del 90% para las mujeres que, aún si mutación, tengan historial familiar de la enfermedad. Extirpar además el aparato reproductor reduciría un 90% las chances de desarrollar un cáncer específico y un 50% la incidencia en un posible cáncer de mama.

Esta misma asociación recomienda la cirugía preventiva para todas las mujeres que tengan la mutación, aquellas con un fuerte historial familia –madre, abuela, hermana o hija diagnosticada con cáncer antes de los 50 o múltiples miembros de la familia con cáncer de mamas u ovarios–, aquellas con carcinoma lobular u otros tumores benignos y las que hayan recibido terapia de rayos en el pecho (por ejemplo, para casos de linfoma Hodgkin .

Aproximadamente la mitad de las mujeres que portan la mutación de los genes BCRA pueden enfermar de cáncer antes de los 70 años, según estadísticas de esta asociación, mientras que las mujeres con síndrome de Cowden –que también involucra una anomalía genética– tienen entre el 25 y el 75% de probabilidad de desarrollar la enfermedad.

De: Diario Primera Línea Para: http://porticonoticias.com/