ANTE UNA POSIBLE VISITA EN 2020, EL GOBIERNO BUSCA MEJORAR LA RELACIÓN CON EL PAPA

Luego de la carta amistosa del papa Francisco al presidente Mauricio Macri y tras una etapa de frialdad, el Gobierno espera una nueva etapa, más favorable, en la relación con el Santo Padre. Pronostica un descongelamiento, con menos protagonismo de los voceros informales de ambos lados, para preparar el clima de un eventual viaje de Francisco, que algunos esperan ahora para 2020, aunque nadie sabe cuándo será.

“La relación siempre ha sido buena, probablemente se abre una nueva etapa sin tanto protagonismo de los autodeclarados voceros informales que invocan al Papa para atacar al Gobierno”, dijo a LA NACION un ministro. “Habrá mucho mayor énfasis en la promoción del diálogo y el encuentro de todos los argentinos”, agregó.

Por el lado de Macri, el vocero extraoficial aludido es Jaime Durán Barba, asesor ecuatoriano, muy severo con el Papa. Del otro lado, el dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Juan Grabois, y el titular de la Fundación La Alameda, Gustavo Vera, cercanos a Francisco, han sugerido duras críticas papales al Gobierno.

Consultado el secretario de Culto, Santiago de Estrada, en una entrevista con LA NACION, señaló que “existe un aprovechamiento de dirigentes políticos” que invocan preocupaciones papales, pero dijo que “es muy difícil impedir [que hablen], en la medida en que los voceros lo hacen por sí mismos”. Además, añadió, que “el Papa dijo que no tiene voceros y que no va a convalidar nunca la acción de ellos, tampoco los va a desmentir. Nunca desmiente”.

Francisco tiene invitación abierta del Gobierno y solo él sabe cuándo viajará. “Sus últimos dos mensajes sugieren un interés en contribuir activamente a la creación del clima de paz espiritual y diálogo que considera condición indispensable para visitar el país”, dicen altas fuentes de Casa Rosada.

Estrada aseguró que “vendrá al país cuando quiera y solo él lo sabe”. De todos modos, en Balcarce 50 se hace un cálculo: en 2018 Francisco dijo que no vendrá; en 2019 es un año electoral. Podría fijar una visita para 2020. En el Gobierno descuentan que Macri será reelegido en 2019 y podría recibirlo. Será una visita pastoral, y no política.

Todas las especulaciones se derivaron del último gesto de Francisco de acercamiento al Gobierno. El lunes último, Macri recibió una carta del Papa en respuesta a su salutación por los cinco años de papado. En tono amistoso y conciliador, lo animó a “seguir trabajando en su alta misión al servicio del bien de esa nación, sabiendo que el futuro se construye con el aporte de todos”.

Y lo alentó a trabajar por “la justicia social, el encuentro y la búsqueda de la unidad, que ayuda a superar los conflictos y siembra alegría, esperanza y paz”. Le agradecía a Macri sus “palabras de aliento y cercanía”, y le dio sus más calurosas bendiciones.

El Presidente le había escrito el 13 de marzo, aniversario de la asunción de Francisco en el Vaticano, al igual que dirigentes y legisladores del oficialismo y la oposición, por iniciativa de Juan Grabois.

Francisco aprovechó y el 17 de marzo les respondió a Macri y a los dirigentes con un sorprendente pedido de disculpas. “A los que puedan sentirse ofendidos por algunos de mis gestos, les pido perdón”, dijo. En la Casa Rosada tienen la convicción de que Grabois actuó en equipo con Francisco, premeditadamente, para generar ese gesto de acercamiento.

“El mensaje es positivo y enfatiza la importancia de una agenda de gobierno, en la que la reconciliación, el consenso y la situación social ocupen un lugar relevante”, dijo un alto funcionario. El anuncio de la expropiación de tierras para transferirlas a más de tres millones de pobres puede impactar favorablemente en la relación con el Papa.

En el Gobierno sostienen que hay un “intento de aprovechamiento de determinados dirigentes que dicen interpretar al Papa con supuestos mensajes de que está preocupado por la Argentina”.

Fuente: La Nación