APARECIÓ LUDMILA SANA Y SALVA: UN AUTO LA DEJÓ EN LA ESQUINA DE SU CASA

La adolescente desaparecida hace siete días fue dejada por un auto plateado en la esquina de su casa. La familia creía que había sido instigada a abandonar su casa y que sería víctima de una red de trata.

f700x390-17422_56440_0

Ludmila Di Venuta, de 15 años, apareció sorpresivamente en Pilar, en la esquina de su casa, donde fue dejada por un auto gris que rápidamente dejó la zona, según los testigos. La chica había desaparecido hace una semana, cuando se fue de su casa dejando una nota que decía: «Me voy por un tiempo, no me busquen porque no me van a encontrar».

Según informaron los medios nacionales, la chica bajó del auto y vio a su padre, Mario, quien de casualidad salía de su casa. Entonces ella corrió hacia él y desde entonces se encuentra con su familia.

Se supo que no presenta golpes ni problemas de salud de ningún tipo. Los familiares confirmaron que aún no le preguntaron nada de lo sucedido ya que la conmoción por el encuentro es muy grande. Se espera que Ludmila cuente todo en las próximas horas cuando la fiscal del caso se acerque a la casa.

El día de su desaparición, Ludmila asistió al colegio Fátima, de Tortuguitas, y las cámaras de seguridad la ubican a las 13:30 en la estación de trenes Manuel Alberti sin compañía. Pese al intenso monitoreo, no se pudo determinar qué pasó después con ella.

Una de las hipótesis, presentada por su hermana Natalia, era que se había fugado con un hombre llamado Rodolfo. Aseguraron que llegaron a ese nombre por conversaciones que habían tenido, pero que ninguna amiga sabía quién era ni dónde vivía y jamás lo habían visto.