BÁEZ, SUS AYUDANTES Y PÉREZ CORRADI: LOS PRÓXIMOS PRESOS K QUE PODRÍAN SER LIBERADOS

A todos se les vence el plazo máximo de dos años de prisión preventiva. La Justicia podría prorrogarlo un año más, mientras se realizan los respectivos juicios orales.

La imagen se repitió durante varios meses: ex funcionarios del gobierno kirchnerista y allegados al mismo, vestidos con casco, chaleco antibalas y esposas. Detenidos en diferentes causas que investigan hechos de corrupción, varios de ellos ingresaron al Servicio Penitenciario Federal en 2016, por eso este año muchas de las prisiones preventivas cumplen los dos años estipulados como máximo por el Código Procesal Penal. Entonces su continuidad en la cárcel dependerá de los respectivos tribunales orales que tendrán a su cargo las causas ya elevadas a juicio oral. Estos son los “presos K” que esperan dejar la prisión los próximos meses.

La prisión preventiva es prorrogable por un año. En los juzgados de Comodoro Py dan por descartado que ese nuevo plazo será firmado en los casos de Lázaro Báez, Daniel Pérez Gadín, Ivar Pérez Corradi y José López, principalmente. Todos ellos cumplirán desde abril y hasta mediados de año, los dos años de detención. Las causas en las que están acusados ya fueron elevadas a juicio oral, pero se encuentran en diferentes instancias.

Lázaro Báez

El empresario kirchnerista fue detenido el 5 de abril de 2016 por orden del juez Sebastián Casanello, en la causa de “la ruta del dinero K”, por la que fue procesado por tercera vez por el lavado de 60 millones de dólares. La causa fue elevada a juicio oral el último día hábil de diciembre. Aún no tiene un Tribunal Oral Federal (TOF) asignado, ya que la oficina de sorteos de la Cámara de Casación permaneció cerrada durante enero. Será el tribunal oral el que deberá decidir si prorroga la prisión preventiva del empresario K, procesado en otras causas pero sin prisión preventiva.

Daniel Pérez Gadín

El contador de Lázaro Báez está arrestado en la causa por lavado de dinero que se reactivó después de la difusión del video en el que aparece con una serie de personas contando cinco millones de dólares en la financiera SGI, conocida como La Rosadita. Quedó detenido igual que Lázaro Báez el 5 de abril de 2016, acusado de posible obstrucción a la justicia. Además, aparece como administrador de una serie de cuentas en el exterior (principalmente en Suiza), en las que se movieron más de 20 millones de dólares. Al igual que Báez, sera el Tribunal oral quien determine si continuará en el Penal de Ezeiza o no.

Jorge Chueco

Es el abogado del empresario K, también se encuentra detenido en Ezeiza. Quedó -después de estar prófugo- detenido el 19 de abril de 2016. Figura como apoderado en un conjunto de cuentas que se utilizaron en el exterior para mover dinero en maniobras de lavado. Cuenta con tres procesamientos por lavado de activos en la Ruta del Dinero K y se le trabó un embargo de 600 millones de dólares: seis veces la suma de dinero que el juzgado determinó que se lavo con diversas operaciones.

José López

El ex secretario de Obras Públicasy quedó detenido el 14 junio de 2016, después de ser hallado en un monasterio de General Rodríguez cargando bolsos con nueve millones de dólares que nunca pudo justificar. El juez Daniel Rafecas lo procesó por enriquecimiento ilícito, y la causa ya fue elevada a juicio oral y está a cargo del TOF 1 que aún no fijó fecha de inicio para las audiencias. Junto con De Vido, que fue su superior durante doce años, está procesado en la causa del direccionamiento de la obra pública a favor de Lázaro Báez.

Ibar Pérez Corradi

El empresario está procesado por el tráfico de 14 toneladas de efedrina, un precursor químico utilizado por el narcotráfico para elaborar droga sintética, y afronta cargos por “comercialización de estupefacientes e introducción de estupefacientes en el país” en el marco de la causa que quedó en el juzgado del juez Sergio Torres, que ya la elevó a juicio oral. Fue capturado el 19 de junio de 2016 en Foz de Iguazú, Brasil, y luego trasladado a Asunción, Paraguay, tras haber permanecido prófugo durante cuatro años. Será el Tribunal Oral que se le asigne quien determine si continuará en prisión cuando en junio cumpla dos años detenido. Tiene, sin embargo, otras causas en curso.

Fuente: Clarín