CASO MILAGROS: EL FISCAL DE LA CAUSA CRITICÓ LA SOSPECHOSA FALTA DE COOPERACIÓN DE LA FAMILIA

El responsable de la investigación dio por seguro que el presunto secuestro de la niña guarda estrecha relación con la familia o con algún integrante de la misma. Miró con suspicacia su reticencia a aportar información.

f700x390-16389_55407_23

El fiscal Lucio Otero, tiene a su cargo la investigación del presunto secuestro de la niña Milagros Robledo, de seis años, que desapareció a metros de la vivienda de su familia en la zona sur de Resistencia en la noche del viernes 17 de julio y apareció al otro lado de la ciudad un día después.

El ministro de Gobierno, Justicia y Seguridad de la Provincia, Javier Oteo, había informado la realización de varios allanamientos y la detención de un hombre, además del secuestro de una pistola calibre 9 milímetros y otros elementos de interés para la causa. Esto fue confirmado por el fiscal en una entrevista en Radio Libertad.

Otero resumió que hubo varios allanamientos el último lunes en varios domicilios en los que se presumía que la pequeña pudo haber estado durante esas horas en que se le perdió el rastro, en las inmediaciones del vivero municipal, donde fue hallada en el atardecer del sábado 18, y dos en el sur de la capital. Entre los elementos secuestrados, se dijo que se encuentra un automóvil y una pistola; el fiscal confirmó lo de la pistola pero aclaró que «no guarda relación con el hecho que se investiga”, no obstante, esto motivó la detención del morador de la vivienda, un hombre que ahora se encuentra a disposición del fiscal en turno.

Suspicaz reticencia familiar

«La causa está en plena investigación y tenemos mucha información que estamos procesando, pero no hay mucho en concreto. Lo más importante ya sucedió, que es la aparición de Milagros, sana y salva”, concretó Lucio Otero.

En este contexto, dijo llamarle poderosamente la atención la reticencia de la familia a colaborar con la Justicia en la investigación del caso. «Este fue un hecho aislado, por lo que todo indica que el motivo lo originó la familia o tiene que ver con la familia o alguno de sus integrantes”, analizó el funcionario, y remarcó que «la familia no coopera, puede hacer que el esclarecimiento sea más fácil pero no colabora, y es sorprendente por qué no lo hacen. Tendrán sus motivos, pero se nos hace difícil de este modo”, dijo, aunque prometió: «Vamos a continuar investigando, pero si ellos, que saben lo que pasó no quieren colaborar, todo se complica”.

Se espera la declaración de Milagros

Los investigadores esperan que los especialistas en psicología tanto del Hospital Pediátrico como del Poder Judicial, que atienden a Milagros, informen si está en condiciones de prestar declaración con Cámara Gesell. En los últimos días se dijo que esto era inminente, pero por el momento sólo se alimentan expectativas en torno a su versión de los hechos. «No queremos apresurarnos porque podríamos perder la posibilidad de escuchar todo lo que ella podría aportar. Vamos a esperar porque la Cámara no se puede repetir y no queremos frustrar la única oportunidad”, dijo Otero.

Días atrás el fiscal había expresado su descontento por la exposición de la pequeña Milagros y sus hermanos menores de edad, junto a los demás integrantes de la familia, en una entrevista en Canal 9. «Entendemos que la nota puede ser interesante, y las ganas de la familia de salir en los medios, pero esto no coopera con la investigación”, reiteró. Además, no descartó la posibilidad de que Milagros reciba influencias en el ámbito familiar y que llegado el momento la niña termine por aportar muy poco a la causa. «Si en la Cámara Gesell se advierte esa influencia o algún tipo de presión, también será tenido en cuenta y analizado por los especialistas”, advirtió.