CENTRAL APLASTÓ A GIMNASIA Y ENTRÓ DE LLENO EN LA PELEA POR EL TÍTULO

El Canalla quedó a tres puntos de Boca y deberá enfrentarlo.

f700x390-19345_58363_0

Rosario Central derrotó 4 a 0 a Gimnasia y Esgrima La Plata en el partido que disputaron en el Gigante de Arroyito por la vigésimo sexta fecha del torneo de Primera División. A sólo cuatro fechas para el final del campeonato, sin importarle la diferencia que le llevan Boca Juniors y San Lorenzo, el Canalla mantiene firme su fe en la pelea por el título.

En un equipo sin fisuras, la figura de Marco Ruben emerge sobre el resto. El delantero no sólo marcó dos de los cuatro goles (goleador del torneo, con 18), sino que también se mostró como una referencia para sus compañeros.

Un escalón por debajo del goleador se ubicaron Nery Domínguez, autor de un tanto y Javier Pinola, autor del pase en el segundo gol de Ruben.

Central llegó ahora a los 52 puntos y tiene ante si un fixture nada sencillo, el cual incluye el partido ante Boca en la última fecha, tiene recursos futbolísticos para preocupar a aquellos con los cuales lucha por el título.

A los 26 minutos Nery Domínguez recibió la pelota a unos 30 metros del arco, la acomodó y sacó un derechazo violento que ingresó cerca del palo derecho de un Navarro que no pudo atinar a nada.

El gol de Domínguez no relajó a Central, que levantó una marcha y a los 28′ consiguió su segundo tanto. Ruben le ganó el cierre a Osvaldo Barsottini, quien dudó en cometerle infracción, y definió de derecha sobre el achique de Navarro.

Gimnasia, que a los 13′ tuvo su chance más clara de todo el partido con un cabezazo de Nicolás Mazzola que Mauricio Caranta envió al corner, sintió los dos tantos y no tuvo reacción.

A los 40 minutos, el árbitro Diego Ceballos sancionó como penal una infracción dentro del área un agarrón entre Maximiliano Coronel y Marcelo Larrondo, que este último convirtió en gol.

Los últimos 45 minutos Central reguló el ritmo y eso le permitió a Gimnasia, que sumó su sexto partido consecutivo sin victoria, adelantarse en el campo de juego, pero generalmente sus ataques resultaron infructuosos y preocuparon muy poco a la defensa de Central.