CHACO: DE OFICIO, SE INVESTIGARÁ EL SUPUESTO ABUSO QUE INVOLUCRARÍA A UN CURA

Para no dejar pasar más tiempo, la Justicia chaqueña intervendrá en este delicado asunto que salpica a la Iglesia Católica provincial, ya que un sacerdote habría sido acusado de ultrajar a, al menos, un monaguillo, aunque no sería el único.

106951

La Justicia chaqueña investigará de oficio el caso de supuesto abuso sexual que involucraría a un sacerdote de una localidad cercana a Resistencia.

Ayer, la fiscala Soledad Meiriño tomó declaración testimonial al padrino de la víctima, A.B.; y al presunto abusado, J.V., de 21 años.

Durante más de dos horas y media, la funcionaria judicial tomó nota de los presuntos episodios que vivió este joven, y que no sería la única víctima de esta espeluznante historia.

La persona que será investigada es el cura párroco Ariel R.F., quien tiene a su cargo el destino espiritual de las congregaciones católicas de dos comunidades, ambas vecinas, a las que se llega por la ruta nacional 16, cercanas a Makallé.

Los hechos que serán investigados habrían sido denunciados en el Consejo Presbisterial que se encuentra en la Iglesia Catedral hace más de un año pero, al parecer, las víctimas no obtuvieron respuestas, por lo que decidieron presentar su testimonio en la Justicia ordinaria.

LOS HECHOS

En la nota enviada al Consejo Presbisterial, se aducía que en abril de 2015 se tomó conocimiento de los supuestos ultrajes sexuales, pero no se pudo determinar -por la reticencia de las víctimas en hacerlo público- si se trató de intentos o abusos propiamente dichos.

Siempre de acuerdo a una fuente confiable, las quejas fueron presentadas a las autoridades de la Iglesia Católica chaqueña pero, como reza en un párrafo de la nota, se le habría premiado al cura del pueblo con la organización de la fiesta patronal en lugar de abrir un sumario administrativo y apartarlo hasta que se comprueben o no esas acusaciones.

Javier V., quien oficiaba de monaguillo por entonces, es quien ayer habló con la doctora Meiriño y habría ratificado esas acusaciones que, hasta ahora, no tienen el rótulo de denuncia, sino de declaración testimonial. Con el deseo por entonces de ingresar al Seminario, con la experiencia vivida retiró esa idea.

En ese marco, la fiscala habría dispuesto abrir una investigación de oficio, no sólo por este presunto caso, sino también de otros dos que, de comprobarse, abriría un panorama muy complicado dentro de la congregación católica muy golpeada por hechos de similares características y que es uno de los principales dolores de cabeza del Papa Francisco.

«INTOCABLE»

En cuanto al cura, se dice que en su pueblo sería «intocable», el hombre al que todos respetan y hasta temen, por su supuesta amistad con el intendente, hijo de otro jefe comunal recientemente fallecido y a quien reemplazó, y del jefe de la Policía local, más allá que estos no tendrían ningún tipo de vinculación y menos conocimiento de los casos que endilgan al sacerdote.

Es más, se dice que cuando las víctimas presentaron este episodio a algunas autoridades le habrían dicho lisa y llanamente que «nadie les iba a creer».

Por ello, cansado del silencio, al menos oficial, y por una supuesta falta de intervención de la Iglesia en este tema, ayer decidieron dar injerencia a la Justicia ordinaria.
Fuente: Diario21.tv