CHACO: LO CONDENARON A 18 AÑOS DE CÁRCEL POR VIOLAR CON UN PALO DE SOPAPA A SU HIJASTRO

La madre biológica, también detenida dos años acusada de ‘abandono de persona’, fue absuelta.

104457

Uno de los casos policiales más dramáticos de los últimos años tuvo su resolución judicial en el día de ayer, cuando se conoció la sentencia para Juan Alberto Colman, el hombre acusado de violar por empalamiento a su hijastro de sobrenombre «Roly” cuando el menor tenía 15 años de edad.

Ayer la jueza de la Cámara Primera en lo Criminal de Resistencia, Hilda Alicia Cáceres de Pascullo, sentenció a 18 años de prisión al padrastro, mientras que la madre biológica del chico, también detenida por espacio de dos años acusada de «abandono de persona”, fue absuelta en la causa por falta de pruebas y beneficio de la duda.

Tanto el Fiscal de Cámara Jorge Fernando Gómez, como la abogada querellante Natalia Kuray, requirieron la pena máxima de 20 años para Colman por «abuso sexual gravemente ultrajante, doblemente agravado por haber producido grave daño en la salud y por la situación de convivencia”.

Ambas partes acusatorias, ante el beneficio de la duda, pidieron que la madre de las víctimas sea absuelta, debido a las agresiones que también ella habría sufrido, como manipulación en contexto de violencia de género, además de que no se encontraron pruebas que señalen que estaba al tanto de los sometimientos ni se probó que abandonó al menor, ya que fue ella quien lo llevó hasta el hospital y de acuerdo a la investigación, también se encargaba de llevar a control médico periódicamente al menor que por su cuadro de retraso madurativo.

Finalmente la madre se benefició con la absolución mientras que Colman recibió 18 años de condena por el ataque a la víctima entre finales del 2013 y principios del 2014 en la casa que compartían en un barrio de la capital chaqueña.

El aberrante caso

Durante el debate oral y público se conoció que por el aberrante ataque sexual, la víctima sufrió severísimas lesiones que lo llevaron a someterse a varios tratamientos, sin que pueda superarlo y el diagnóstico de los médicos del hospital Julio C. Perrando indica que desarrolló una enfermedad con consecuencias graves.

La fiscal que investigó el caso, comprobó que la madre del chico que en esa época tenía 15 y que actualmente tiene 18, omitió denunciar a su pareja pese a los dolores y malestar que el chico le hizo saber, además de los golpes a lo que fue previamente sometido.

Según la versión de la titular de la Fiscalía de Investigaciones Nº3, Carmen Scarpin, el hombre golpeó al adolescente hasta desmayarlo para después introducirle un palo de una sopapa en el ano.

 

Fuente: Diario21