CORRIENTES: UN ADOLESCENTE DEGOLLÓ A SU TÍA, CON QUIEN TENÍA RELACIONES SEXUALES

El autor del homicidio es un adolescente de 16 años. Degolló a su familiar y amante, de 45 años, en la casa donde convivían. Un hijo de la mujer descubrió el cadáver tendido sobre la cama. El menor escapó del lugar pero al rato fue detenido sin oponerse a la Policía.  

969838

Un ado­les­cen­te de 16 años fue de­te­ni­do al Sur de la ciu­dad de Go­ya co­mo au­tor del ho­mi­ci­dio de una tía con la cual, de acuer­do a la in­for­ma­ción ob­te­ni­da du­ran­te una pes­qui­sa po­li­cial, man­te­nía una re­la­ción in­ces­tuo­sa des­de ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un año.
Si bien el me­nor en un pri­mer mo­men­to lo­gró es­ca­par de la es­ce­na del cri­men re­sul­tó apre­sa­do a cor­ta dis­tan­cia, en in­me­dia­cio­nes a la cos­ta del río Pa­ra­ná. No opu­so re­sis­ten­cia a los efec­ti­vos que ya lo ha­bí­an iden­ti­fi­ca­do co­mo el prin­ci­pal sos­pe­cho­so.
El ase­si­na­to de Do­ra Aran­da, de 45 años, fue des­cu­bier­to el vier­nes a la no­che cuan­do uno de sus dos hi­jos la en­con­tró so­bre la ca­ma con una pro­fun­da he­ri­da de ar­ma blan­ca, de la que ma­nó abun­dan­te can­ti­dad de san­gre.
De acuer­do a los da­tos re­ca­ba­dos, la mu­jer per­dió la vi­da a cau­sa de una le­sión pun­zo cor­tan­te en el la­do iz­quier­do del cue­llo.
El jo­ven que des­cu­brió el ca­dá­ver co­rrió has­ta la ca­sa de una fa­mi­lia ve­ci­na pa­ra so­li­ci­tar ayu­da y ha­cer que la Po­li­cía acu­die­ra de ur­gen­cia has­ta el do­mi­ci­lio, si­tua­do en una zo­na de la lo­ca­li­dad co­no­ci­da co­mo “Puer­to Bo­ca”, a un cos­ta­do del ca­mi­no que con­du­ce pre­ci­sa­men­te al puer­to de la ciu­dad.
Efec­ti­vos de la Co­mi­sa­ría de la Mu­jer y El Me­nor lle­ga­ron a la vi­vien­da de ma­de­ra y te­cho de pa­ja le­van­ta­da a po­cos me­tros de la es­cue­la pri­ma­ria 281.
Con par­te del ve­cin­da­rio con­mo­vi­do por la no­ti­cia que se ex­pen­dió en es­ca­sos mi­nu­tos las au­to­ri­da­des re­a­li­za­ron la ins­pec­ción de la ca­sa en pre­sen­cia del fis­cal de ins­truc­ción Gui­ller­mo Barry.
Los pri­me­ros exá­me­nes mé­di­cos fue­ron con­tun­den­tes. Aran­da fa­lle­ció pro­duc­to de un cor­te de va­rios cen­tí­me­tros oca­sio­na­dos con un ar­ma blan­ca de ho­ja gran­de.
Gen­te que ha­bi­ta do­mi­ci­lios cer­ca­nos orien­ta­ron a los po­li­cí­as a dar con el me­nor sin­di­ca­do co­mo el su­pues­to ho­mi­ci­da. Re­ve­la­ron que a la tar­de es­cu­cha­ron “u­na dis­cu­sión” en­tre él y la mu­jer.
En esa zo­na, co­rres­pon­dien­te a la Pri­me­ra Sec­ción de Go­ya, a unos 2 ki­ló­me­tros al Sur de la ciu­dad, su­pues­ta­men­te era “co­no­ci­da” la re­la­ción amo­ro­sa ini­cia­da en­tre el jo­ven­ci­to y una her­ma­na de su ma­dre. “Los ve­ci­nos de la víc­ti­ma men­cio­na­ron sa­ber so­bre es­ta si­tua­ción amo­ro­sa”, de­jó tras­lu­cir uno de los in­for­man­tes.
En­tre otros de­ta­lles, po­bla­do­res del lu­gar co­men­ta­ron que las pe­le­as en­tre el ado­les­cen­te y su tía-­amante su­ce­dí­an con bas­tan­te fre­cuen­cia en los úl­ti­mos me­ses.
De con­di­ción hu­mil­de, Aran­da fue ma­dre de dos hi­jos, uno de los cua­les pa­de­ce de una dis­ca­pa­ci­dad. Los tres, su­ma­do al me­nor, con­vi­ví­an en la ca­sa don­de ocu­rrió el ho­mi­ci­dio.
El ado­les­cen­te es­tá for­mal­men­te sos­pe­cha­do co­mo au­tor del de­li­to de ho­mi­ci­dio agra­va­do por el vín­cu­lo. Ayer per­ma­ne­cía en­ce­rra­do en una cel­da de la co­mi­sa­ría Pri­me­ra a dis­po­si­ción del Juz­ga­do de Me­no­res.
Los efec­ti­vos que tra­ba­ja­ron a lo lar­go de va­rias ho­ras (con las pe­ri­cias, se­cues­tro de ro­pas, to­ma de de­cla­ra­cio­nes, etc.) in­cau­ta­ron un cu­chi­llo ti­po car­ni­ce­ro, de 21 cen­tí­me­tros de ho­ja, que el mu­cha­cho ha­bría usa­do pa­ra cau­sar la muer­te de la mu­jer.
Fuente: Diario21