CU√ĀLES FUERON LOS MILAGROS DE SAN CAYETANO, EL PATRONO DEL PAN Y EL TRABAJO

Conocido por su vida austera consagrada a los más necesitados, se la atribuye la cura de enfermos y la generación de la prosperidad.

f700x390-29750_68768_0

Caetano di Thiene fue beatificado el 8 de octubre de 1629 por el papa Urbano VIII y canonizado el 12 de abril de 1671 por el papa Clemente X. Desde entonces, la Iglesia Católicalo reconoce como San Cayetano, el santo de la Providencia, Patrono del pan y del trabajo. Así también lo conoce el mundo, que le reza con devoción y lo celebra cada 7 de agosto pidiéndole una ayuda.

El primer milagro de Gaetano fue en Venecia mientras visitaba un hospital. Seg√ļn cuentan, lleg√≥ a la cama de una joven a la que estaban por amputarle una pierna debido a la gangrena que padec√≠a. Cayetano, le sac√≥ la venda, le bes√≥ la pierna y le hizo la se√Īal de la cruz. Al otro d√≠a, cuando los m√©dicos se aprontaban para la operaci√≥n, notaron que la muchacha estaba curada.

La historia del Santo también cuenta que en épocas de sequía, un campesino le pidió a San Cayetano que interceda por la falta de agua y, a modo de agradecimiento, le dejó una espiga de trigo a los pies de su imagen. Tres días después, llovió tanto que la ciudad se inundó.

Cuatro décadas después, en plena crisis económica de 1930, un sacerdote llamó por teléfono a algunos fieles para aconsejarles que rezaran al Santo de la Providencia y gracias a esto muchos mejoraron su situación en la que vivían. Los comentarios de la gente, trasmitidos de boca en boca, fueron aumentando la devoción en ya consagrado Patrono que siendo noble y viendo la bastarda relación entre la corrupción y el poder, quiso vivir con total austeridad y ayudar a los más necesitados.

Su vida antes de ser santo

¬ęCon el comienzo del nuevo siglo, poco despu√©s del descubrimiento de Am√©rica, Cayetano cursa la carrera de abogado y sus compa√Īeros lo eligen delegado estudiantil y sus profesores lo alaban por las altas notas obtenidas, a lo que responde con sencillez: ‘Creo que valgo por lo que soy, y no por lo que los dem√°s digan de m√≠'¬Ľ, cuenta en su sitio la pagina del Santuario de Liniers donde cada 7 de mes se homenajea al Santo, celebraci√≥n que se consagra en una fiesta de fe los 7 de agosto, recordando el d√≠a de su muerte, en 1547.

La humildad caracteriz√≥ su vida, tanto as√≠ que pese a haber sido nombrado por el papa Julio II como Conde de Thiene, un importante puesto en¬†la Canciller√≠a¬†de los Estados Pontificios ¬ęno se da ninguna importancia. Viste con sencillez, atiende a todo el mundo aunque sea fuera del horario de oficina. Trata a todos igual, ya sean ricos o pobres. Si mantiene esta actitud tan servicial llegar√° a ser un hombre muy importante‚Ķ¬Ľ, seg√ļn lo describi√≥ uno de sus secretarios.

Tiempo m√°s tarde, junto a un grupo de diplom√°ticos, logra evitar la guerra entre¬†la Rep√ļblica¬†de Venecia y los Estados Pontificios, cuyos resultados podr√≠an haber sido desastrosos, pero gracias al acuerdo Cayetano gana enorme prestigio y comienza a sentir los halagos de la gloria.

Pese a ello, sinti√≥ la necesidad de seguir el camino de Jes√ļs: ¬ęMis a√Īos de abogado me ense√Īaron que el pueblo necesita palpar a Dios a trav√©s de las obras de los cristianos, de su acci√≥n, de sus ense√Īanzas, de su entrega. Quisiera hacer siempre la voluntad de Dios: esto deseo y a esto aspiro. Ahora voy a dar otro rumbo a mi vida, mi camino es dejar todo sin mirar atr√°s. Unir√© mi propia vida a¬†la Cruz¬†de Cristo. Ser√© sacerdote¬Ľ. A los 36 a√Īos, el 30 de septiembre de 1516, fue ordenado y comenz√≥ su acci√≥n apost√≥lica en Venecia.

Al llegar a la vida clerical no pudo pasar por alto el lujo que proliferaba en los palacios ante la miseria de los suburbios, eso lo angusti√≥ y se propuso ¬ęno dejar de luchar hasta que vea a los cristianos correr hambrientos para nutrirse del Pan Sagrado¬Ľ.

Tiempo despu√©s, organiz√≥ el primer Hospital de Enfermedades Infecciosas y cuando se quedaron sin dinero para pagar el sueldo de los m√©dicos y para alimentar a los enfermos orden√≥ la venta de su biblioteca, lo √ļltimo que quedaba de sus bienes: ¬ęJam√°s dejar√© de entregar lo m√≠o a los necesitados hasta que me vea en tal pobreza que no me quede ni siquiera un metro de tierra para mi tumba, ni tenga un centavo para mi entierro¬Ľ.

Cayetano vivi√≥ en total austeridad y sus promulgaciones de pobreza enoj√≥ a los cl√©rigos que quer√≠an seguir disfrutando de las comodidades, pero cientos de j√≥venes romanos se unieron a la vida de cl√©rigos regulares que Cayetano propon√≠a. A causa de una enfermedad muri√≥ a los 67 a√Īos el 7 de agosto de 1547.

Tres frases destacadas

РSomos célibes, como lo pide la Iglesia a todos sus sacerdotes. Queremos ser pobres: no poseeremos rentas, ni tierras. Sólo aceptaremos las donaciones espontáneas del pueblo.

РLa riqueza no da al clero ni paz ni libertad para el apostolado. No viviremos ni en conventos ni en monasterios, sino en casas sencillas. Tendremos un superior responsable y dependeremos directamente del Papa. Nos dedicaremos al estudio de la Biblia, a la liturgia, a ayudar a los presos, pobres, enfermos. Nos llamamos Clérigos Regulares.

РJamás dejaré de entregar lo mío a los necesitados hasta que me vea en tal pobreza que no me quede ni siquiera un metro de tierra para mi tumba, ni tenga un centavo para mi entierro.

Fuente: Diario Primera Línea