CULMINARON LAS III JORNADAS PARA LA IMPLEMENTACIÓN DEL PROTOCOLO ÚNICO DE ATENCIÓN A VÍCTIMAS DEL DELITO CONTRA LA INTEGRIDAD SEXUAL

Bajo el título de «Las intervenciones en violencias y en delitos contra la integridad sexual», se llevó a cabo durante todo el día de hoy, las terceras Jornadas para la implementación del protocolo único de atención a víctimas del delito contra la integridad sexual, de las que participó, en el cierre, la ministra Isabel Grillo.

dsc_0087

La actividad- que se realizó en el salón auditorio de la Casa de las Culturas-  comenzó a la mañana, con la disertación a cargo del juez y especialista en el tema Carlos Rozanski, quien abordó el tema “Violencias y Abusos Sexuales: Hacia un abordaje respetuoso que articule la atención en Salud y Justicia».

Por la tarde, también Rozanski tuvo a cargo el cierre de la jornada, que tuvo una asistencia que colmó el salón auditorio, integrada por trabajadores sociales, sicólogos e interesados en la materia. El magistrado habló sobre “Recomendaciones a profesionales de diferentes disciplinas para testimoniar frente a tribunales con el objeto de sostener la mirada disciplinar y garantizar el acto de justicia para víctimas: niñas/os, adolescentes y mujeres”.

El cierre

En ese marco, el especialista, con una extensa trayectoria en el trabajo de defensa de los derechos de la niñez, reveló que su trabajo intensivo en el tema comenzó cuando, veinte años atrás, tuvo acceso al caso de una menor con un retraso mental que había sido abusada. “En el juicio, uno de los jueces empieza a hacerle una serie de preguntas a la chica sobre el hecho que francamente eran terribles. Cuando analizo el caso había algo que no me terminaba de cerrar, y me doy cuenta de que esa chica no tenía por qué estar ahí sentada frente a los jueces. Es entonces cuando descubro eso que me pongo a trabajar en el proyecto de ley que luego derivó en la creación de la Cámara Gesell, mediante la que se prohíbe a los jueces interroguen a menores… es el único país del mundo que lo aplica”, explicó.

Rozanski expuso con vehemencia que en muchos casos, en estos temas, no se respeta la convención de los derechos del niño. Dijo que “hay que escuchar a los chicos, pero no se los puede llevar frente a personas de saco y corbata que les hagan preguntas sobre los hechos que vivieron”. Y sostuvo que “si no hay jueces capacitados y sensibilizados en la temática es imposible avanzar”.

También explicó que la Cámara Gesell debe ser obligatoria y que no se trata de un interrogatorio sino de una entrevista.

“El problema no está en las leyes sino en quién las aplica. El problema está en que el Poder Judicial tome verdadera conciencia de la gravedad del problema y que actúe en consecuencia, y que escuchen a las personas que están capacitadas para estos casos –como los psicólogos– para tomar la medida justa”, fue otra de las reflexiones que planteó el juez