JOVEN CHAQUEÑO FALLECIÓ EN MAR DEL PLATA AL SER APLASTADO POR UNA MÁQUINA VIAL

Un joven de Resistencia, que trabajaba como operario maquinista de la empresa Pose S.A. falleció cerca del mediodía al ser aplastado por una máquina que intentaba arreglar en el kilómetro 21 de la ruta 88, en inmediaciones del paraje El Boquerón.

f620x350-28826_59844_3

Un joven de Resistencia, que trabajaba como operario maquinista de la empresa Pose S.A. falleció cerca del mediodía del jueves al ser aplastado por una máquina que intentaba arreglar en el kilómetro 21 de la ruta bonaerense 88, en inmediaciones del paraje El Boquerón, cerca de la ciudad de Mar del Plata.

Unas pocas horas antes, aunque treinta kilómetros más arriba, una conductora falleció sobre la misma ruta.

El joven, identificado como Blas Eduardo Centurión, que junto a otros empleados participaba de la obra de remodelación de la ruta que ya se ha cobrado varias vidas, tenía 27 años y manejaba un equipo para hacer terminaciones, que pesaba unas 10 toneladas. Según pudo saber este medio, al momento del accidente fatal el operario reparaba la máquina con ayuda de otro compañero.

Se confirmó el inicio de actuaciones por el delito de homicidio culposo. Interviene la fiscalía especializada en delitos culposos. La esposa, junto a un familiar, viajó rumbo a Buenos Aires para traer de vuelta a la capital chaqueña el cuerpo del joven que vivía en la zona Norte de Resistencia, más precisamente en el barrio Mapic.

De acuerdo a lo publicado por el portal del diario La Capital, el operario Centurión intentaba limpiar una máquina terminadora de asfalto. «A ese tipo de máquinas se les ensucia la pala que hace el alisado del asfalto y por lo general, para limpiarla, los que la manejan van a una fosa o a una alcantarilla para poderse meter abajo. Este muchacho la calzó con una piedra, pero cedió y lo aplastó”, agregaron las fuentes que consultó el citado medio.

Hacía un año y medio que Centurión Fernández conducía esa terminadora de asfalto. En el momento del accidente, estaba acompañado por un compañero. «Aparentemente, lo dejó para que le tuviera la palanca. Fue una falla humana”, apuntaron.

Fuente: Diario Primera Línea