JUICIO POR LA TRIPLE FUGA: “ERA MÁS PELIGROSO ESTAR EN LA CÁRCEL QUE ESCAPARSE”, SOSTUVO MARTÍN LANATTA

El Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de La Plata puso en marcha hoy el juicio contra los hermanos Christian y Martín Lanatta y contra Víctor Schillaci por la fuga en diciembre de 2015 del penal de General Alvear, donde cumplían condena a prisión perpetua por el triple crimen de General Rodríguez.

“Nos usaron para las elecciones, para perjudicar a Aníbal Fernández. Era más peligroso estar en la cárcel que escaparse. Si no me retractaba de las acusaciones me iban a matar”, señaló Martín Lanatta, el primero en hablar ante el Tribunal presidido por el juez Juan José Ruiz.

Al referirse a esa “retractación”, el condenado por los homicidios de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, aludía a sus declaraciones en el programa televisivo de Jorge Lanata, donde incriminó en el triple crimen a Aníbal Fernández, por entonces candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires.

“Primero, nos hicieron esa nota arreglada para el programa de Lanata, donde tenía que meter a Aníbal Fernandez en la causa de General Rodríguez”, dijo Lanatta al juez Ruiz, sin explicar quién lo había obligado.

Y agregó que luego de esa entrevista fue a verlo “un abogado de parte de Fernández” a pedirle “que desmintiera todo”: “Tengo grabada esa charla, que duró más de una hora”, contó el imputado y dijo que allí los habrían amenazado de muerte.

“No teníamos otra opción. Nos escapábamos o nos mataban”, fue su argumento, que ahora deberá comprobar el Tribunal.

Lanatta comenzó su declaración indagatoria halagando al presidente del Tribunal, que lo interrumpió y le dijo que sus palabras no iban a mejorar su situación procesal: “Si piensa que por adularme va a conseguir una modificación en la causa, está equivocado”, apuntó Ruiz.

“Llevamos más de diez años de pelea por la causa del triple crimen y la causa está por dar un vuelco”, señaló el condenado por el múltiple homicidio vinculado con el negocio ilegal de la efedrina, sin dar mayores precisiones al respecto.

Además, le sugirió a la representante del Ministerio Público Fiscal en el juicio, Silvia Longone, “que se cuide” porque podía recibir amenazas por parte de otras personas que podrían estar involucradas en este hecho, aunque no las identificó.

Después de las palabras del acusado se pasó a un cuarto intermedio hasta el miércoles próximo: tanto los hermanos Lanatta como Schillaci fueron trasladados de regreso al penal de máxima seguridad de Ezeiza donde se encuentran alojados desde que fueran recapturados tras dos semanas de búsqueda.

En los próximos meses deberán enfrentar otros procesos en su contra por lo que hicieron durante el periodo en el que estuvieron prófugos: uno por tirotearse con efectivos de la Gendarmería Nacional en una zona rural de Santa Fe y otro por balear a agentes de la misma fuerza, a quienes también les robaron la camioneta, en el norte de esa provincia.

Estas audiencias, que aún no tienen fecha definida, tienen que llevarse adelante en los tribunales santafesinos, ya que ambos episodios se cometieron allí.

Fuente: NA