LA PROVINCIA RETROCEDE A LA FASE 3 DE CUARENTENA OBLIGATORIA TRAS LA DISPARADA DE LOS CONTAGIOS DE COVID-19

El gobernador de la provincia del Chaco Jorge Capitanich encabezó este viernes una nueva conferencia de prensa desde el Salón Obligado de Casa de Gobierno frente a la terminación de la “Fase 4” de cuarentena obligatoria, en donde aseguró que “no podemos permitir lo que está ocurriendo ahora”, y detalló que se hará un pasaje desde la fase 4 a la fase 3.
En este nuevo escenario, el gobernador detalló que los controles se aplicarán “con mayor dureza”, lo cual vinculó con la suspensión de transporte de pasajeros, y adelantó que se incitará la “suspensión de pagos y cobros que impliquen aglomeración de personas”.
“Vamos a extremar los controles de personas y vehículos y vamos a incrementar los mecanismos de control inteligente para saber dónde se registran los casos, con drones, y bloqueos focales”, subrayó Capitanich.
Esta decisión se enmarca en un momento donde la provincia acumula un total de más de 700 personas contagiadas con COVID-19, entre las que se ubican 303 altas médicas y 39 fallecimientos, el último confirmado en la tarde de hoy.
A su vez, el avance de la pandemia en todo el territorio chaqueño hizo que en los últimos días se sumen nuevos pacientes contagiados en las localidades de Sáenz Peña, Tres Isletas, Colonia Benítez y Las Garcitas, lo que precipitó en las últimas horas el endurecimiento de la cuarentena obligatoria desde distintos municipios del interior en vistas a extremar las medidas preventivas y minimizar los riesgos de contagio.
Fuente: Diariochaco