MIRAFLORES: UN GENDARME INTERNADO Y OTRO LESIONADO AL SER EMBESTIDOS EN UN CONTROL DE RUTAS

El joven, de 26 años, manejaba una Toyota Hilux. Abandonó a su acompañante en una estación de servicio.

Dos ocupantes de una camioneta desobedecieron la indicación de detenerse en un control de la Gendarmería. Se inició la persecución y el vehículo ingresó a una estación de servicio de la localidad chaqueña de Miraflores. El acompañante descendió.

En momentos en que dos gendarmes se acercaban a la camioneta para iniciar el procedimiento, el conductor aceleró, atropelló a los efectivos, quienes sufrieron lesiones, y escapó a toda velocidad. El muchacho que lo acompañaba quedó en el lugar y quedó detenido. Posteriormente, por orden judicial, recuperó la libertad. En tanto, el prófugo fue identificado por su compañero. Es hijo del jefe de Drogas Peligrosas de la Policía de Chaco delegación Sáenz Peña. La justicia federal dispuso su captura. Hasta anoche aún no se había dato respecto del paradero del fugitivo ni de la camioneta.

FUGA Y PERSECUCIÓN

El sabado en horas de la madrugada, una patrulla de la “Sección Fuerte Esperanza” con base en Miraflores, Chaco, de la Gendarmería Nacional se hallaba realizando un control en la ruta provincial Juana Azurduy, a la altura del kilómetro 142, cuando uno de los efectivos inició señales lumínicas para que un vehículo que se acercaba aminorara la marcha y se detuviera. El conductor cruzó el control a alta velocidad, por lo que se inició un seguimiento controlado.

UN DETENIDO, UN PRÓFUGO

Los efectivos observaron que la Toyota Hilux, con cúpula blanca, ingresó a una estación de servicios en la localidad de Miraflores. Los gendarmes se acercaron y estacionaron frente a la camioneta y bajaron para iniciar el procedimiento y establecer el motivo por que el que no frenaron en el control. El acompañante descendió y en momentos en que dos suboficiales se acercaban a la Toyota Hilux, el joven que manejaba arrancó y embistió a los dos gendarmes causándose politraumatismos. Mientras eran asistidos por compañeros, el otro muchacho que quedó en la estación de servicio, de apellido Altamirano, fue detenido. Los efectivos fueron llevados al hospital local, donde le diagnosticaron lesiones leves.

Altamirano colaboró con los gendarmes brindando la identidad de su amigo, que conducía la camioneta. Es un joven de 26 años, de apellido González.

Se alertó a los demás controles de la Gendarmería de la zona, pero hasta anoche aún no dieron con el paradero de González ni hallaron la camioneta. Altamirano fue puesto a disposición del Juzgado Federal de Sáenz Peña, que ordenó su formal identificación y de otros datos personales para luego quedar en libertad supeditado a la causa. Se inició la búsqueda de la camioneta Toyota Hilux con cúpula blanca y del conductor.
En caso de secuestrar el vehículo, los peritos deberán constatar alguna huella del choque a los gendarmes, además de registrar el vehículo con ayuda de un perro detector de estupefacientes. Por el momento, se iniciaron actuaciones por “atentado, resistencia a la autoridad y lesiones”.