MUERTE DE NISMAN: “LA ESCENA DEL HECHO NO SE CONTAMINÓ”, DIJO FEIN

El programa Periodismo para Todos difundió un video que grabó la Policía Federal en el departamento del fiscal Alberto Nisman la noche que fue hallado sin vida. Las imágenes develaron varias irregularidades, entre ellas, dos muy graves: un perito limpió con papel higiénico el arma que se encontró en el baño, y la propia fiscal del caso, Viviana Fein, pisó un charco de sangre.

pistola_3

Este lunes la fiscal rechazó las críticas y aseguró: «La escena del hecho no se contaminó». Y agregó: «Si yo no hubiese entrado al baño, hubieran dicho que no puedo dar fe de todo lo que se hizo allí».

La funcionaria a cargo de la investigación de la muerte de Nisman explicó que la pistola Bersa calibre 22 tuvo que ser necesariamente manipulada por requisitos básicos de todo procedimiento: «No es limpiar el arma, es tratar de localizar la numeración del arma y su calibre con un elemento como era en ese momento el papel higiénico. En cualquier procedimiento policial hay que asentar en un acta el tipo de numeración previa del arma».

«Hay que hacerlo. Es una medida imperativa. No se puede hacer de otra manera. Yo le preguntaría a las personas qué pasaría si esa arma no es individualizada debidamente y después no es peritada esa arma, sino otra. ¿Cómo podría determinar que es la misma arma?», argumentó.

El programa de Jorge Lanata sembró dudas sobre la posibilidad de que las huellas dactilares que había en el arma hayan sido borradas por la limpieza que se hizo con el papel higiénico. Fein aseguró que no había forma de que existiesen huellas en el arma: «Al haber sangre sobre las huellas es imposible encontrarlas. La sangre barre las huellas. Eso está dicho en el expediente por gente especializada».

En un fragmento del video también puede verse al secretario de Seguridad, Sergio Berni, pedir que se indague si hubo agonía en la muerte de Nisman. Sus palabras prestaron a confusión e incluso se llegó a pensar que el fiscal todavía estaba con vida cuando llegaron las primeras personas a su departamento. Pero Fein fue categórica: ya cuando la madre de Nisman lo encontró en el baño de su departamento, estaba sin vida. «Cuando fue el llamado oficial, ya había sido el fallecimiento», recordó.