NENE DE 5 APARECIÓ MUERTO EN UN POZO Y CON APARENTES SIGNOS DE VIOLACIÓN

Cuando se pensaba que el deceso fue a causa de la tormenta, trascendió que el pequeño habría sido abusado. Se supo además el llamativo dato que la madre habría efectuado varias horas después la denuncia de su desaparición.

f700x390-24800_63818_0

SAN BERNARDO

Un niño de sólo 5 años de edad fue hallado muerto dentro de un pozo ciego en la localidad de San Bernardo. En principio se creía que fue un episodio derivado de la lluvia desatada en la tarde del viernes, pero con el correr de las horas trascendió que el pequeño presentaba signos de abuso sexual y ello despertó la conmoción en ese poblado.

La víctima fue identificada como Héctor Adrián Mansilla y el mismo habría desaparecido cuando se desató la tormenta en ese sector del sudoeste chaqueño. Curiosamente, la madre del pequeño, una mujer de 28 años, detalló en su denuncia policial que lo salió a buscar luego de las 21 del viernes, tras dejarlo increíblemente solo en la tempestad. Aunque esta denuncia la efectuó recién a las 0.40 de ayer.

Con el correr de la jornada del sábado, se conoció el hallazgo de los restos sin vida del niño dentro de un pozo ciego de unos 80 centímetros de boca por unos 2 metros de profundidad, situado en la esquina de calles 25 de Mayo y Junín, espacio donde se demolió una antigua vivienda, según detalló el sitio digital Gente de Pueblo.

Por otra parte, fuentes confiables aseguraron que la madre del niño salió a buscarlo con su actual pareja y sobre los signos de abuso en el niño, habría tanto de vieja data como vejaciones recientes.

Al cierre de nuestra edición, no había detenidos por el momento, aunque trascendió que sí habría un involucrado.

La noticia ganó espacio en la localidad rápidamente, puesto que se trata de un lugar céntrico, a solo 3 cuadras de la plaza central y en diagonal a un concurrido comercio, transformándose en el tema de comentario de la jornada. Interviene el Fiscal Sergio Ramón Ríos junto al equipo del Gabinete Científico Judicial.

Fuente: Diario Primera Línea