NO PUDO SER: ARGENTINA CAYÓ ANTE POLONIA Y ES SUBCAMPEÓN MUNDIAL DE VÓLEY U19

Argentina no pudo ante Polonia, que se consagró campeón mundial, y perdió por 3 a 2 en el microestadio Alejo Gronda. El conjunto nacional fue ovacionado tras el partido por el público chaqueño y se llevó un merecido reconocimiento.

f700x390-17640_56658_31

Inicio importante de Polonia, con buena recepción y ataques con los opuestos; Bartosz Kwolek y Tomasz Fornal fueron los jugadores claves del elenco europeo que lograron mostrar su mejor versión al inicio del juego.

Argentina respondió con buena defensa tras un inicio flojo, además Agustín Loser fue clave con el ataque central. Pero no alcanzó y los polacos se fueron al primer descanso ganando por 8 a 6.

A partir de allí, Argentina comenzó a variar en ofensiva y buscó distintas opciones, cambiaba constantemente para no dejar referencia a los dirigidos por Pawlik Sebastian. En ese sentido el goleo se hizo repartido, pero además los bloqueos del lado argentino comenzaron a aparecer, Agustín Loser y Liam Arreche, con sus brazos bien altos, crecieron y se fueron al segundo tiempo técnico ganando 16 a 14.

El público se ilusionaba porque el buen nivel y la concentración del conjunto nacional, obligó al técnico polaco a pedir minuto tras malas recepciones y Argentina continuaba dominando por 18 a 14.

Argentina supo conservar la diferencia, logró manejar los hilos del juego y se quedó con el primer parcial por 25 a 22 y desató la euforia del público que alentó durante todo el parcial a los chicos argentinos.

El nivel de los polacos mejoró, con mayor intensidad ofensiva y con un saque más agresivo logró levantar el nivel. Tomasz Fornal y Dawid Woch fueron los jugadores más importantes para sacar una diferencia apreciable e irse al primer descanso ganando por 8 a 4.

Argentina mejoró la intensidad y la recepción, a partir de allí limó la diferencia, pero igualmente los rusos, mediante Bartosz Kwolek y Jakub Ziobrowski lograron mantener la ventaja para irse al segundo tiempo técnico ganando por 16 a 13.

El conjunto nacional mejoró y con bloqueos y ofensivas más agresivas, equilibró el juego y con Balague y Martínez Franchi logró ponerse 23 a 22 arriba. Pero nuevamente la recepción fue un problema y el saque polaco causó estragos para quedarse con el segundo parcial por 25 a 23.

Un set impresionante

Inicio parejo del tercer período, con Benavídez y Martínez Franchi como principales protagonistas del combinado nacional. Pero en una ráfaga, los europeos comenzaron a imponer su juego y mediante Fornal y Woch, se fueron al primer tiempo técnico ganando por 8 a 6.

El partido continuó con la paridad, pero los europeos estaban siempre arriba, hasta que Loser llegó al saque y complicó la rotación de los polacos que sufrieron en la recepción, así el elenco nacional logró convertir tres puntos seguidos y llegó al segundo tiempo técnico ganando por 16 a 15.

El cierre fue no apto para cardíacos y el público alentó durante los pasajes finales como nunca, porque ninguno de los dos se equivocó, hasta que una defensa estupenda de la selección nacional y un ataque violento le dio el set por 30 a 28 para desatar el delirio del público chaqueño que colmó el Alejo Gronda.

El inicio del cuarto parcial fue similar al set anterior, los polacos empezaron muy agresivos y sin dificultades en recepción, además Bartosz Kwolek y Tomasz Fornal fueron las claves para irse al primer tiempo técnico ganando por 8 a 4.

Argentina se repuso, pero nuevamente los polacos aparecieron en su mejor versión, los chicos argentinos perdieron regularidad y no estuvieron efectivos en la ofensiva. Así los europeos se fueron al segundo tiempo técnico ganando por 16 a 10.

Argentina quiso equilibrar, pero no estuvo fino en la recepción, además Dawid Woch y Jakub Ziobrowski tuvieron una gran ráfaga para otorgarle a Polonia el parcial por 25 a 18.

Tie break polaco

En el tie break ambos equipos comenzaron con errores, pero la recepción argentina de a poco fue bajando el nivel y a pesar de las buenas defensas, los polacos comenzaron a castigar desde el servicio para sacar diferencia de 4 (7-3).

El cambio de lado llegó con el octavo tanto de los polacos que se fueron al descanso ganando 8 a 4.

Las ofensivas polacas continuaron siendo violentas y una sanción disciplinaria puso 6 de diferencia (12-6) para los polacos que se acomodaron en el cierre.

El 15 a 7 llegó como un baldazo de agua helada para el público que llenó el Alejo Gronda y esos simpatizantes aplaudieron constantemente a sus jugadores.

Argentina logró confirmar una generación histórica y el segundo puesto fue un premio para el amor propio de los jóvenes talentos argentinos que quedaron el camino ante un Polonia que demostró ser el mejor equipo del mundo.