PARA EL ABOGADO DEL DIRIGENTE “ESTÁN EXTENDIENDO LA DOMICILIARIA”

“Están extendiendo la domiciliaria”, indicó este viernes el abogado de Jacinto Sampayo al referirse a la situación procesal de su defendido.

Alfredo Benbuman dijo que esa situación es además la de Mónica Centurión, la esposa del dirigente municipal.

Es de indicar que este jueves los imputados en la causa Lavado II fueron llevados ante Zunilda Niremperger para una ampliación de indagatoria.

“La realidad es que ayer nos encontramos con la ampliación de Jacinto Sampayo, todavía no sabemos cuál va a ser la ampliación, es decir cuáles son los hechos y las pruebas que tiene el fiscal para pedir a la jueza federal la ampliación de imputación”, señaló en declaraciones a La Radio.

En ese marco, el abogado informó que en el caso de Jacinto Sampayo “lo nuevo, es lo único que lo liga a Huidobro, que era hasta ese momento, una cédula azul que tenían la señora y él de una camioneta que es la que tuvo el accidente de tránsito”, señaló Benbuman.

LOS PORMENORES DEL EXPEDIENTES DESDE EL OJO DE LA DEFENSA

El letrado apuntó que “ahora, en la ampliación, se indica que Sampayo tenía un terreno que había transferido a Tecmasa, empresa que se la sindica como dueño a Huidobro”, agregó.

Para el abogado “es increíble que con eso se pueda hablar de lavado de dinero, se pueda hablar de una serie de delitos de extrema gravedad cuando hay contradicciones muy claras”, afirmó.

Y siguió: “Nadie duda de que Sampayo era muy allegado a Huidobro, él se autotitulaba sobrino de Sampayo, era muy cercanos. Es muy lógico que si tiene un terreno Sampayo y el sobrino se lo compre a él. Pero acá hablan de Lavado de dinero, y el fiscal dice que Sampayo le vendió por una suma irrisoria. Si uno lo que quiere es lavar dinero, blanquear plata, lo lógico es que figure una suma exorbitante en la venta del terreno”, consideró.

Pero el abogado ejemplificó más la situación: “Más de una vez yo quise vender algunos departamentos míos al sindicato para que en vez de a los hoteles la gente del interior pudiera venir a los departamentos. Fijate si le hubiera vendido, terminaría siendo yo un partícipe primario, o secundario de lavado de dinero. Es una locura, es una locura”, dijo y cuestionó el abogado la visión del fiscal Patricio Sabadini.

Fuente: Datachaco