PERIODISTA NO PUDO VOTAR Y FUE AGREDIDO POR UN FISCAL

Marcos Mendoza, reportero gráfico del diario correntino El Litoral, sabía que los fiscales eran celosos del acto eleccionario pero nunca imaginó que lo fueran tanto.

16972

El hombre asistió a votar con la más sana intención en la mesa 514 de la escuela N° 5 «España”, y al presentar su documento ante las autoridades de mesa se enteró que alguien le había ahorrado el trabajo votando por él. El «otro” Marcos Mendoza no sólo había votado sino que había recibido de manos del presidente el troquel correspondiente. Pero el fotógrafo no se resignó a quedar marginado del acto electoral y exigió su derecho, pero éste le fue negado insistentemente. Para dejar testimonio, llamó a un colega para que registrara la situación, lo que alteró a un fiscal, quien dio un salto, se puso enfrente y le tiró los guantes. Marcos, que no había ido preparado para boxear, no tuvo tiempo ni de rechazar el desafío cuando el irascible sujeto ya le habría propinado una serie de sopapos.