PROHIBIERON EL INGRESO DE UN EQUIPO DE GOBIERNO A LA FIDELIDAD

En los términos de la Ley 4.358, de Áreas Protegidas, el Estado tiene la obligación de garantizar la máxima conservación del predio judicializado, que se encuadra en la clasificación I Zona Roja, de protección de sus riquezas naturales. No obstante ello, el fin de semana prohibieron el ingreso del equipo intersectorial de Recursos Naturales, que llegó a terreno para fiscalizar.

nota_6a6c5623bf5959acfdad1f68ad958c42

El Ministerio de Producción, a través de las Direcciones de Bosques y de Fauna y Áreas Naturales Protegidas de la Subsecretaría de Recursos Naturales, realizó durante el fin de semana pasado tareas de inspección en el predio del Parque Impenetrable, en el marco del nuevo escenario que se presenta a partir de la sentencia judicial que suspendió la expropiación para transformarlo en Parque Nacional Impenetrable pero que ratifica el amparo por el cual el Estado está obligado a fiscalizar los recursos naturales.
En base a esta segunda definición, este fin de semana la Subsecretaría de Recursos Naturales envió a un equipo de inspectores oficiales de Bosques y Fauna que sólo pudieron constatar su conservación desde el perímetro del predio ya que existen sectores que se encuentran delimitadas por alambrados, además de cartelería con las leyendas que prohíben el paso y que rezan «propiedad privada».
Cuestiones estas por las que debieron permanecer y acampar en el Paraje «La Armonía».
«Independientemente del curso de la expropiación o de esta última decisión judicial que suspende el trámite, La Fidelidad se encuentra en un área protegida en los términos de la Ley N° 4.358 Sistema Provincial de Áreas Protegidas, y como zona roja de alto grado de conservación en el marco de la Ley N° 6.409 de Ordenamiento Territorial Provincial de los Bosques», explicó el subsecretario de Recursos Naturales, Luciano Olivares.
Indicó que como cualquier área de la provincia, Recursos Naturales «tiene el deber de fiscalizar el inmueble, y mucho más si se trata de la zona de mayor grado de protección por el ordenamiento territorial de nuestra provincia».
Olivares precisó que el predio tiene cerca de 150 mil hectáreas, por lo que «es imposible fiscalizar y controlar desde el perímetro en forma esporádica y sólo algunos días de la semana». Y precisó que la normativa «nos exige garantizar que no existan cortes ilegales de madera, como así también evitar la caza furtiva; y en estas condiciones, y sin poder ingresar al predio, no podemos dar garantías de poder hacer nuestro trabajo».

 

El funcionario, no descartó que desde el Gobierno se avance en una instancia judicial para «el resguardo de los recursos naturales del área protegida, entendiendo que es fundamental la fiscalización de los mismos».
Gran valor de conservación
La estancia La Fidelidad cuenta con 137.218 hectáreas catastrales (1.372 km2). El río Teuco atraviesa el predio y existe un límite interjurisdiccional con Formosa, de 49 km.
La propiedad está cubierta de 122.708 hectáreas de bosques nativos, casi el 100% de su superficie catastral. Posee uno de los pocos algarrobales puros del Chaco, insumo necesario y altamente requerido por la industria de la madera, ubicadas en Castelli, Tres Isletas, Sáenz Peña, Machagai, Quitilipi y Plaza, entre otras localidades.
También alberga especies de la fauna silvestre, algunas de un alto grado de protección por encontrarse con peligro de extinción. Desde el punto de vista de la biodiversidad, concentra diferentes componentes genéticos del sistema natural, propio del ecosistema chaqueño, que pueden ser utilizados como elementos necesarios para productos e insumos para el hombre.
Es necesario recordar que la estancia La Fidelidad, cuya finalidad era la de convertirlo a Parque Nacional Impenetrable, fue declarado por la ley Provincial N° 6.928 de interés público, y por lo tanto sujeto a expropiación. Seguidamente, a través de la Ley N° 6.933 se declaró como reserva en los términos de la N° 4358 que regula el Sistema Provincial de Áreas Naturales Protegidas.
También por Ley N° 7.238, y en el marco de las facultades conferidas por la normativa N° 6.409 -de Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos- se declaró a la propiedad como parte de la Zona I de Conservación (Categoría roja).
Esta clasificación obliga a una protección y alto grado de conservación, que evite todo tipo de actividad productiva, de degradación y depredación de sus riquezas y que se garantice su perdurabilidad.

 

Fuente: Chaco Día por Día