RÉCORD: LOS PUMAS VAPULEARON A NAMIBIA Y SON EL EQUIPO MÁS GOLEADOR DEL MUNDIAL

En un partido deslucido y que lo definió en el primer tiempo, los Pumas cerraron su participación en el Grupo C de la Copa del Mundo con una goleada de 64-19 sobre Namibia.

f700x390-19874_58892_22

El seleccionado argentino, ya clasificado para los cuartos de final antes de jugar, presentó mayoría de suplentes y, como ante Georgia y Tonga, ganó bien pero no mostró una actuación convincente.

El partido no tuvo freno, pero el vértigo se transformó en desorden y en acumulación de errores de los dos lados. La categoría de los Pumas y su poder ofensivo disimularon carencias colectivas e individuales que pueden costar caro de aquí en adelante, cuando una derrota significa la eliminación.

Los Pumas anotaron 9 tries, 5 de ellos en el primer tiempo, pero su ingoal fue vulnerado en 3 ocasiones, lo que es un punto de alerta. La cuenta la abrió Juan Martín Hernández a los 8 minutos, tras una electrizante corrida de Matías Moroni, uno de los mejores de la tarde en Leicester, junto a Pablo Matera y a Julián Montoya, autor también de un try.

Cuando parecía que Namibia iba a ser rápidamente doblegado, una serie de errores en el control de pelota entre Landajo y Hernández originaron una corrida del wing Johan Tromp, quien se fue hasta debajo de los palos. El try fue ampliamente festejado por los africanos, que nunca ganaron un partido en un Mundial.

Sin descollar, pero con poder de fuego, los Pumas enderezaron la ruta y en 20 minutos, 10 de ellos con un jugador más por amarilla a JC Greyling por tackle alto y sin pelota a Hernández, marcaron 4 tries: Moroni (a lo guapo), Agulla (designado The Man of the Match), Isa y Noguera Paz. Los cuatro marcando su primer try en la Copa del Mundo.

El 36-7 parecía que iba a ordenar a los Pumas, pero siguieron cometieron errores y Namibia anotó otro try por intermedio esta vez del centro JC Greyling. Enseguida vino un try de Alemanno y en su primera acción, Marcelo Bosch recibió una amarilla. El centro había entrado por Hernández hacia segundos.

Entre los múltiples pedidos de TMO (de ahí se anuló un gran try de Juan Imhoff) y los errores, el partido se deslució aún más, pero los Pumas remataron la goleada con los tries de Senatore y Montoya.

En la última pelota, la pasión de Namibia tuvo su premio con, el try de Jantjes, que intentó ser convertido, sin suerte, por el pilar Redelinghuys, en lo que fue una de las acciones más festejadas de la tarde.

Otra vez miles de argentinos coparon el estadio King Power del Leicester City, que estuvo casi colmado, aunque con menos gente que el domingo anterior ante Tonga. Los Pumas cerraron su tarea con la lógica: ganaron los tres partidos que debían ganar. Los tres, con contundencia. Mañana partirán a Cardiff, donde esperarán el partido crucial del próximo domingo. El que más sueñan desde que se conoció el sorteo.

Canchallena

Fuente: Diario Primera Línea