REFUERZAN LOS OPERATIVOS TRAS UNA CONFUSA MUERTE EN SANTA FE

Investigan si fue un golpe de los condenados por el Triple Crimen. Tres delincuentes armados ingresaron a una casa quinta en Recreo con intenciones de robar una moto, plata y celulares y asesinaron a un hombre que se resistió. Hay, además, dos heridos. 

262291.jpg_gde

Cuando empezaba esta madrugada el décimo tercer día de fuga de los condenados por el triple crimen, las fuerzas de seguridad reforzaron el operativo de persecución de los hermanos Martín y Cristian Lanatta, y Víctor Schillaci tras un confuso episodio ocurrido varios kilómetros al norte de la capital santafesina.

 

El asalto a balazos a una casa rural en la localidad de Recreo, que provocó la muerte anoche de uno de los ocupantes que presentó resistencia y heridas en otros dos, levantó sospechas sobre la reaparición de los fugitivos, cuyo rastro había sido perdido por las fuerzas de seguridad.

 

Los delincuentes escaparon a trav√©s de los campos aleda√Īos y al operativo de b√ļsqueda se sumaron helic√≥pteros y fuerzas de elite para ayudar en la persecuci√≥n. En la operaci√≥n cerrojo participaban miembros de polic√≠as de distintas provincias, agentes de Inteligencia, e incluso grupo de elite de ataque y rescate, como el GEOF de la Federal; y el GOE, una unidad especial de Santa Fe preparada para pelear contra el narcotr√°fico profesional.

 

En principio, altas fuentes del Gobierno daban por hecho que se trataba de la reaparición de los condenados a cadena perpetua por el triple crimen fugados de la cárcel de General Alvear, aunque con las horas funcionarios santafesinos relativizaban la hipótesis.

 

De hecho, el intendente de Recreo, Mario Formento, afirmaba que se trató de un simple intento de robo de la moto del jefe de una de las familias asaltadas, de apellido Espíndola, a quien mataron porque se habría resistido.

 

El escenario del hecho fue una vivienda compartida por diversas familias de origen boliviano radicadas en el lugar, vecino a la Colonia Penal de Recreo y dedicadas a la plantación y comercialización de hortalizas.

 

Seg√ļn esa versi√≥n, los delincuentes eran tres, uno de ellos vestido de gendarme y con un arma de grueso calibre, y exigieron a los ocupantes de la vivienda celulares y dinero, adem√°s de intentar llevarse la moto. Uno de los heridos recibi√≥ un impacto de bala en una pierna, que le provoc√≥ una fractura expuesta. Ayer, adem√°s, era el d√≠a de cobro para los peones de la quinta donde cumpl√≠an tareas las v√≠ctimas y sus familiares.

Funcionarios oficiales habían percibido sospechosas similitudes entre las características de los asaltantes y los fugitivos que eran buscados desde días antes en diversas zonas rurales de Santa Fe. Sin embargo, el Gobierno no había confirmado si se trataba del trío de fugitivos.

 

Seg√ļn pudo reconstruir Clar√≠n, los efectivos se movilizaban anoche hacia el norte de la ruta 11, en direcci√≥n a la localidad de Monte Vera. Actuaban efectivos policiales de Santa Fe y de la Federal, con apoyo de la divisi√≥n canes, que se adentraron en un campo de maizales en busca de una tapera donde sospechaban que estar√≠an refugiados los delincuentes.

 

Dos helicópteros sobrevolaban la zona en apoyo del operativo en tierra, con reflectores que alumbraban los campos en medio del rastrillaje.

 

Despu√©s de matar a balazos a una de las personas que habitaban la casa que intentaron asaltar en medio de un campo oscuro de Recreo, los asaltantes se hab√≠an internado en los maizales del lugar, que a esta altura del a√Īo tienen alrededor de dos metros de altura.

 

La localidad de Recreo est√° ubicada a 68 kil√≥metros del √ļltimo lugar donde se hab√≠a visto por √ļltima vez a los tres pr√≥fugos, en San Carlos, tambi√©n Santa Fe, entre la ruta provincial 6 y la nacional n√ļmero 19. En aquel momento, los fugados hirieron a un gendarme en un brazo tras un tiroteo.

 

Anteayer, a pesar del megaoperativo policial que los rastreaba por San Carlos, una zona de días y noches siempre tranquilas, los tres fugados, hábiles en las malas artes de la delincuencia, habrían logrado robarles no solo armas a la Gendarmería, sino también vestimenta.

 

Los jefes del megaoperativo para encontrar a estos tres asesinos, vinculados a una red de tráfico ilegal de drogas y armas, estaban anoche sorprendidos por cómo habían eludido el operativo cerrojo en San Carlos. Se le habría detectado un fusil FAL, que tiene capacidad para disparar 18 balazos. Las autoridades anoche trataban de evaluar cuántos balas de recarga tenían los prófugos. El caso de los prófugos de General Alvear puso en crisis al Gobierno nacional y al de la provincia de Buenos Aires.
Fuente: Diario21.tv