RIVER DERROTÓ A INDEPENDIENTE CON UNA BUENA DEFINICIÓN DE ALARIO

Pisculichi, de polémica inclusión, se fue reemplazado a los 18 minutos.

f700x390-24843_63861_0

River e Independiente se jugaban más que tres puntos en la quinta fecha del torneo de Primera División, ya que en caso de perder cualquiera de los dos quedaría muy lejos del líder de la zona 1, Rosario Central. En este contexto, los locales hicieron valer su paternidad y ganaron con un gol de Alario a siete minutos del final del encuentro.

Ambos equipos necesitaban la victoria y desde el arranque dejaron claro que la irían a buscar. El primer tiempo fue entretenido y se jugó rápido, por lo que los del medio no tuvieron incidencia y la pelota pasó de área a área en gran parte de los cuarenta y cinco iniciales. Se trató de uno de esos empates engañosos, en el que ambos conjuntos tuvieron situaciones y no resignaron el ataque.

A los 17′ llegó la más clara de los visitantes en esa etapa cuando un puñetazo de Marcelo Barovero a la salida de un corner le quedó a Claudio Aquino que la paró de pecho y sacudió, pero la pelota salió desviada de manera increíble.

A los 20 contestó el Millonario a través de su centrodelantero. Lucas Alario bajó bárbaro un pelotazo del Pity Martínez y probó desde afuera del área para que se luzca el Ruso Rodríguez.

A los 28′, otra vez «Trapito» fue protagonista al sacarle un tiro libre a Emiliano Rigoni. Ambos equipos buscaban, por momentos sin claridad, pero el partido era entretenido porque la necesidad de puntos de ambos se plasmaba en el campo de juego.

Complemento

La segunda parte fue menos entretenida y peor jugada, pero el resultado abierto y las ganas hacían que continúe siendo un partido atractivo. River insinuaba más en los primeros minutos y a los siete llegó la primera, cuando Martínez encaró, disparó al entrar al área grande y la mandó lejos.

A los diez, Alario se encontró solo en el área para cabecear, pero no le pudo dar ni dirección ni fuerza y lo que podría haber sido una jugada peligrosa se diluyó en las manos del arquero. Un choque de cabezas entre Mayada y Tagliafico asustó a todos, pero por suerte no fue nada, aunque debieron ponerle un un vendaje al lateral uruguayo.

Independiente se adelantaba y parecía estar mejor parado que el Millonario. El ingreso de Diego Vera por Germán Denis le daba un poco más de aire al visitante.  A los 30′, Barovero se convirtió en la figura del encuentro con una doble tapada. En la primera que tuvo Cebolla Rodríguez, el disparo fue bien neutralizado por el arquero, que la sacó al corner de manera espectacular. Un minuto después la tuvo Benítez, pero también la tapó de manera brillante.

Pesó la paternidad

Pero las paternidades sí se hacen sentir en el fútbol argentino y cuando todo indicaba que el encuentro iba derecho a un empate, apareció Alario. El atacante cabeceó y el Ruso Rodríguez reaccionó muy mal dejando un rebote largo que fue a dar a los pies del delantero. Este hizo una pausa, eludió al uno y definió arriba para sentenciar el partido. Golazo.

River quedó a seis de Central e Independiente, con cinco unidades, aún más lejos. Pellegrino deberá ajustar o las posibilidades de campeonato le quedarán muy lejos al Rojo, que es el único grande que no juega la Copa Libertadores.

Fuente: Diario Primera Línea