RIVER PERDI脫 PERO PAS脫 A SEMIFINALES DE LA COPA SUDAMERICANA

Chapecoense le gan贸 por 2-1 con goles de Bruno Rangel. S谩nchez, de cabeza, anot贸 para el equipo de Gallardo, que pas贸 por diferencia de gol tras imponerse 3-1 en la ida.

f700x390-20607_59625_14

La clasificaci贸n a las semifinales y nada m谩s. Eso, que es mucho si se mira el resultado, pero demasiado poco si se analiza el juego, conquist贸 River en su visita a Chapecoense, que se impuso 2-1 y lo tuvo contra las cuerdas. El Arena Cond谩 se encendi贸 a fuego lento y el estadio termin贸 siendo una caldera, porque el modesto conjunto de Santa Catarina redujo al campe贸n vigente de la Copa Sudamericana, al multicampe贸n de Am茅rica. El gol de S谩nchez, las manos salvadoras de Barovero y el travesa帽o rescataron a los millonarios, deslucidos, en una versi贸n irreconocible y con rendimientos individuales preocupantes.

El juego de River fue muy pobre. Le falt贸 profundidad y volvi贸 a encontrar en S谩nchez y Pisculichi, dos de futuro incierto, los mejores actores para una de las peores obras. Porque de mitad de cancha para atr谩s las soluciones no aparecen. 脕lvarez Balanta tuvo una actuaci贸n descolorida, con errores groseros en el juego a茅reo. Tanto que tuvo culpa en los goles de Chapecoense. Tanto que Mammana lo reemplaz贸 en el segundo tiempo. La 煤nica a favor: el 谩rbitro Bascu帽谩n le salv贸 el pellejo al no cobrar una falta del colombiano, que le habr铆a costado la expulsi贸n.

Pero no fue el 煤nico culpable de una noche desastrosa. A Mercado le cost贸 cuando lo atacaron y hasta Maidana, el hombre m谩s confiable de la defensa, entr贸 en esa espiral de errores. Casco, por el que en alg煤n momento River pele贸 con Boca, todav铆a no se encuentra, como si la adaptaci贸n le costase m谩s de lo previsto. Chapecoense no tuvo un libreto demasiado elaborado, pero s铆 hizo simple la b煤squeda: con pelotazos largos se las ingeni贸 para inquietar una y otra vez a Barovero.

Adem谩s de los problemas en el fondo, a este River le falta poder ofensivo. Ayer jug贸 s贸lo con Mora de punta, aunque el uruguayo suele salir del 谩rea para moverse por los costados. As铆, el eje del ataque no ten铆a referencias y quienes deb铆an acompa帽arlo -Driussi, Lucho Gonz谩lez y Viudez- faltaron sin aviso a la cita. Lo extra帽o: cuando el equipo entendi贸 que atacando pod铆a hacer da帽o, lo logr贸. En la primera llegada profunda, S谩nchez, en la 煤ltima jugada del primer tiempo, conect贸 un pase ajustado de Pisculichi. Pero lo que se insinuaba como un alivio dur贸 apenas un suspiro.

El relanzamiento ense帽贸 los mismos vicios, como si lo que Gallardo intent贸 corregir en el vestuario, durante el entretiempo, hubiera ca铆do en saco roto. Bruno Rangel, el verdugo de turno, aliment贸 los fantasmas al empujar al gol, debajo del arco. Entonces qued贸 solo espacio para resistir, sin ideas ni diques de contenci贸n. Barovero hizo su parte y, cuando el arquero asom贸 vencido, el travesa帽o ayud贸 al equipo extraviado para seguir avanzando. Eso fue lo 煤nico para rescatar. Porque estuvo a tiro de ser eliminado en Quito, cuando ca铆a 1-0 y Liga desperdici贸 un penal; y anoche fue una clasificaci贸n casi fortuita, a puro sufrimiento.

Con muchas deudas en su juego, River proyect贸 defender la Copa Sudamericana. En las dos series que disput贸 no dej贸 la mejor imagen. Deber谩 mejorar, y mucho, si quiere volver a levantar el trofeo. Mucho m谩s si pretende so帽ar con pelear el Mundial de Clubes a fin de a帽o.

De: Diario Primera L铆nea para: http://porticonoticias.com/