SÁENZ PEÑA: CONSTRUYERON Y DONARON UNA SILLA ADAPTADA PARA APOYAR LAS GANAS DE ESTUDIAR DE UNA NIÑA CON DISCAPACIDAD MOTRIZ

Al anexo del jardín que tiene la escuela rural Nº 155 de Colonia Rivadavia, asiste una niña con discapacidad motriz, de nombre Hana. Las docentes y sus compañeros hacen todo lo que está a su alcance para que la pequeña pueda estudiar sin inconvenientes día a día, pero necesitaba una silla de ruedas adaptada.

hana_silla

Hasta allí llegó el profesor Aldo García y la directora del establecimiento Mónica Holzer de la Escuela de Formación Profesional 31 para hacer entrega de una silla adaptada que fue construida por el profesor y un grupo de estudiantes de ése establecimiento.

Estuvieron presentes el director de la Regional Educativa VII Rogelio Mosqueda, el director establecimiento Ricardo Velázquez, la madre de Hana y vecinos del lugar, todos emocionados por el regalo recibido.

El profesor Aldo García explicó que trabaja en la Escuela de Formación Profesional y junto a las chicas que trabajan en su taller hacen juegos didácticos y los donan a distintos jardines. “Cuando visitamos este Jardín en la Escuela Nº 155 de Colonia Rivadavia vimos el problema de una pequeña niña. De nombre Hana que no puede caminar y me tocó en lo más profundo de mi ser y estuve pensando en cómo hacer para que ella pueda tener una silla para poder estudiar”, dijo el profesor.

La silla está realizada en fenólico, una madera no muy común, tiene su costo pero es algo que va a resistir, tiene ruedas, que no son las de la silla tradicional. “La que hicimos no es una silla de transporte sino una en la que Hana pueda estudiar, tiene un respaldo que es reclinable, la mesa que tiene adelante es movible para que pueda entrar la criatura y luego se la regula, también se regulan los apoyabrazos y pie y también el asiento”, describió.

Por ultimo dijo que sabe que todo lo que es ortopédico tiene un costo muy caro, “pero nosotros apelamos a la solidaridad y la hicimos de esta forma para que la niña pueda desenvolverse en forma tranquila”.

 

AGRADECIDAS

Mónica Alfonso y Susana Ortiz docentes del Jardín de la escuela Nº 155 de Colonia Rivadavia explicaron la forma en que una pequeña niña con una discapacidad motora pudo integrarse al jardín sin inconvenientes. Su único problema es “la imposibilidad de trasladarse sola debido a su problema, pero la niña está totalmente integrada al grupo de niños”, explicaron las docentes.

Comentaron las docentes que Hana no puede caminar y tuvieron que conseguirle sillas adaptadas para que ella pueda sentarse, pueda compartir con sus compañeros, “es todo un esfuerzo y un acompañamiento constante de la parte docente y de la familia”.

El año que viene Hana ya va a pasar a primer grado y está en condiciones de hacerlo. “Ellos vieron que realmente no teníamos los medios necesarios para conseguirle una silla a nuestra niña, más allá de una sillita común de bebé que pudimos conseguir, y decidieron hacer un proyecto para construirle una silla especial que hoy fue entregada y nosotras estamos muy agradecidas”, remarcaron las docentes.

Fuente: Diario Chaco