SE AGRAVA EL DRAMA POR LA FALTA DE AGUA EN EL SUDOESTE CHAQUEÑO

 Las escasas lluvias sumadas a la gran demanda, están provocando serias complicaciones para las familias que habitan las localidades del sudoeste provincial. Son ciudades y pueblos que no cuentan con servicio de agua corriente.

nota_97cf35dccba2325fcff5889d6b40527f

Las familias del sudoeste chaqueño está atravesando una grave situación debido a la falta de agua potable. Es que al hecho de no contar con el sistema de agua corriente se le sumó las magras lluvias que se dieron durante los últimos meses lo que provocó que los aljibes de las familias estén casi secas y el suministro de agua por parte de los municipios no de abasto.

El intendente de Hermoso Campo, Diógenes Requena, confirmó que hay dificultades para responder a la alta demanda de los 10.500 habitantes de su localidad. “El problema del agua en nuestro departamento y nuestra localidad es de hace muchísimos años. Desde esta gestión le estamos dando mucha importancia al tema y es por eso que hemos instalado hace dos años con el ministerio de Infraestructura de la provincia, una planta potabilizadora que está funcionando, no a pleno porque no hay agua suficiente”, indicó.

“Hay grandes demandas de agua y gracias a Dios con el apoyo de Sameep y la APA estamos solucionando. Estamos trayendo agua de Villa Ángela, de San Bernardo y a vez de Gancedo. Estamos todos esperando ansiosos que se termine la obra del Segundo Acueducto, que es lo que va a dar una solución definitiva esta problemática”, sostuvo.

Requena explicó que las familias de su localidad cuentan en su mayoría con aljibes con los que normalmente se abastecen de agua, pero debido a la falta de lluvias la mayoría están casi secos. “La mayoría de las viviendas tienen aljibes que se junta agua de los techos pero llega un momento que ante la falta de lluvias escasea el agua en todos lados”, indicó.

“Nosotros distribuimos agua totalmente potabilizada. No se le da a nadie agua que no esté en condiciones de consumo. Hay algunas localidades que sólo llevan bidones, mientras que nosotros distribuimos entre mil y tres mil litros por familia o más y hay momentos en los cuales se hace un cuello de botella por distintas circunstancias. Hace poco tiempo se rompió una bomba de la planta que vale 25 mil dólares, para dar un ejemplo”, aseveró.

 

Fuente: Chaco Día por Día