SE VIENE LA CAUSA «CARBÓN BLANCO II»

Tras la condena por el tráfico de cocaína a Europa, apuntan ahora contra ex agentes de la Aduana.

06012015110247.JPG-652x419

La Justicia Federal de Resistencia busca desentrañar la supuesta complicidad de funcionarios que se desempeñaron en la AFIP-Aduana entre 2011 y 2012, con uno de los mayores contrabandos de cocaína a Europa, conocido como operación Carbón Blanco.

Era una deuda pendiente en la investigación, tras las condenas que recibieron el 17 de setiembre pasado, a 21 y 19 años de prisión, los líderes de la organización, Carlos Salvatore y Patricio Gorosito, junto con otros cuatro miembros de la banda.

En esta primera etapa serán indagados 11 funcionarios del organismo, pero la investigación apunta hacia arriba en la estructura de la AFIP-Aduana, en tiempos en que era conducida por Ricardo Echegaray. Este organismo nunca se detectó los cargamentos que luego fueron descubiertos en Portugal y España.

En el primer turno desfilarán por los tribunales de Resistencia empleados de la Aduana de Barranqueras y del puerto de Buenos Aires, entre ellos María Teresa Carbone, Hugo Pérez, Gustavo Murúa, Silvana Rodríguez, y Oscar Chamorro, entre otros. También será indagado por asociación ilícita el despachante de Aduana Fernando Klim. Pero los fiscales ampliarán el radio a otros funcionarios.

Prueba irrefutable

La prueba clave que tienen los fiscales Federico Carniel, Carlos Amad y Carlos Sansserri para avanzar en esta nueva etapa de la investigación es la copia de un documento interno de la Aduana que se encontró en el estudio jurídico de Salvatore.

Ese documento oficial y confidencial fue incautado por la Gendarmería el 15 de noviembre de 2012 en el estudio jurídico del jefe narco, que actualmente está detenido en el penal de Ezeiza. Era una copia del resultado del escaneo de uno de los contenedores donde, justamente, estaban camuflados en bolsas de carbón los 500 kilos de cocaína que luego fueron al puerto de Lisboa.

En el epígrafe de ese documento oficial un funcionario de la Aduana escribió: «Carga sospechosa». A pesar de eso, el contenedor CAXU490023-6 nunca fue abierto y el cargamento llegó a principios de noviembre a Portugal, donde la policía de ese país secuestró el 7 de diciembre 12 kilos de droga que los narcos argentinos «olvidaron» en un galpón del parque industrial de Torre de Vedras.

Tras ese hallazgo empezó la investigación en España y Portugal que terminó con la detención de Patricio Gorosito -condenado en Resistencia a 19 años de prisión- y otros seis integrantes de la banda. Y tres meses después fueron secuestrados en Portugal y Buenos Aires otros tres cargamentos con cocaína por un total de 1051 kilos de cocaína, que tampoco habían sido detectados por los escaners de la Aduana.

Lo que sospechan los fiscales es que esa fotocopia hallada en el escritorio de Salvatore era el «recibo» que otorgó un miembro importante de la Aduana tras el pago de un soborno para evitar que la droga que iba dentro de los contenedores fuera secuestrada y llegara a Portugal.

Los funcionarios de la Procuración General de Justicia pretenden esclarecer si estas complicidades a favor de este grupo narco -que operaba desde 2005 y realizó decenas de embarques- funcionaban de manera sistemática en el organismo.

Fuente: La Nación