SIGUE EL CICLO DE VIDEOCONFERENCIAS EL JUICIO POR JURADOS Y EL PROCESO PENAL DE LA CABA

La ministra Emilia Valle, el procurador Jorge Canteros, además de magistrados, funcionarios y empleados del Poder Judicial presenciaron la segunda de las cinco clases previstas sobre Juicio por jurados y proceso penal de CABA,  dictadas por destacados especialistas en el tema, y transmitida por videoconferencia en el Centro de Estudios Judiciales.
Rosario Augé presentó este segundo encuentro – que integra el ciclo de videoconferencias 2018 que organiza el Centro de Formación Judicial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y REFLEJAR-, y adelantó que el CEJ tiene previsto realizar capacitaciones específicas sobre este tema el año que viene. “Se va a capacitar sobre lo que implica la audiencia y presentación de jurados para su selección y luego diferentes destrezas que van a necesitar tener los jueces para instruir al jurado”, puntualizó la secretaria coordinadora del CEJ.
Por su parte, la ministra Valle, informó que esos talleres tendrán carácter obligatorio e invitó a los asistentes a seguir participando de estas capacitaciones para ganar conciencia y compromiso respecto del juicio por jurados “porque esto se viene y se va a implementar”.
La videoconferencia
En esta oportunidad, los capacitadores Alejandro Cascio (juez de cámara de Quilmes) y Cristian Penna, ambos expertos en el tema, explicaron de qué manera se está implementando el juicio por jurados en la provincia de Buenos Aires.
Puntualmente se refirieron a todo lo relativo al proceso de selección de jurados y las instrucciones que el juez debe darles, una vez concluido el juicio, según lo estipula el modelo anglosajón.
Con detalle se refirieron a las cuestiones técnicas que se dirimen en la audiencia preparatoria, y el modo en que se resuelve la imparcialidad de los jurados.
“Con el tiempo todos los jueces que han hecho juicio por jurados, la gran mayoría (y muchos muy conservadores y reacios a este sistema) están encantados”, afirmó Cascio en un tramo de la clase.
“El jurado es un pararrayo para el conflicto y la presión social, política y mediática. Porque toma la decisión y vuelve a desaparecer en la misma sociedad de la que salió. Y esto da una posibilidad de independencia inigualable”, opinó Penna.
Ambos, finalmente, coincidieron en que “No nos interesa el resultado puntual del juicio. Lo que queremos es que el sistema funcione”.