ADICCIONES: “SALIR A DIVERTIRSE NO ES MALO, SINO QUE LA ADICCIÓN ES POR UN VACÍO QUE TENEMOS”

La asistente social Analia Zalazar en nuestro programa La Mañana de la Norte tiene su sección los martes sobre la lucha contra las adicciones, vulnerabilidad y qué debemos a hacer para combatirla.

La misma cuenta con un espacio de contención para personas con adicciones, aclaró que no se trata de un centro de rehabilitación sino una Casa de Contención, donde hay un grupo de jóvenes que comparten sus vivencias, creando lazos, sentarte con otros chicos en tu misma situación y conversar sobre lo que hicieron, proyectarse y ver de que esa situación no debe permanecer, ver qué les gusta hacer y ayudarlos en ese camino.

Dijo que si bien hasta ahora no se pudo erradicar el consumo, sí se pudo reducir en cierta manera. “Trabajamos con jóvenes pero también tenemos las puertas abiertas para cualquier persona de cualquier edad que quiera participar”, expresó.

Se encuentran entre avenidas Güemes y San Martin en el local del OPSA Mecha de lunes a viernes.

Sobre el consumo dijo que: principalmente viene de la familia, no estamos culpabilizando pero decimos que allí es la primera institución, que nos enseña, pero la que nos castiga es la ley y es eso lo que tenemos que evitar como familia.

Continúo: En realidad están tratando de llenar un vacío, el salir a divertirse, a bailar no es malo, sino que la adicción es por un vacío que tenemos, la famosa personalidad que debemos crear, sobre asumir las responsabilidades que tenemos y lo que se nos presenta, consumimos todo el tiempo pero debemos saber qué es lo que está bien y que está mal.

Dentro de las adicciones también hay también un abanico, hay tabaco y marihuana, los cuales tienen una diferencia, el cigarrillo es más adicto que la marihuana pero ésta última te lleva a cada vez más necesidad y es la puerta a las otras adicciones, y no se puede medir el daño que se está provocando como se lo ve en el video (sobre el caso de la golpiza afuera del boliche en Castelli), no estamos hablando de un vaso de cerveza sino de algo más y hay señales de que algo no se pudo contener.

Por otro lado dijo que desde su espacio: cuando se trata de un menor se asiste desde  la defensoría del menor, se interviene y se busca los recursos que tiene el Estado, con un equipo de profesionales para ver qué estrategias se emplean. Hay que ver el andamiaje con el que viene el chico, se trabaja de acuerdo al caso y lamentablemente no se sabe si hay respuesta para la cantidad de casos que hay.

Asimismo recalcó que: la adicción hoy por hoy no tiene distinción de género, lo importante es pensar en qué se hacer y empezar a transitar los espacios que transitan los jóvenes, aunque es difícil cuando en la mayoría son lugares donde se venden bebidas alcohólicas.

Hay que tomar consciencia en los hogares porque a veces la policía toma a menores bebiendo alcohol, se avisa a los padres o tutor y se enoja porque se interviene, pero es lo que se debe hacer, la ley lo estipula.

“Además se están quemando etapas, las mamás trabajan todos los días y los chicos pasan mucho tiempo solos, se crían en un mundo donde piensa que puede hacer cualquier cosa porque nadie le enseña qué se puede y qué no hacer. Ellos tienen que salir con una coraza al mundo que es muy cruel y ¿cómo llenas ese vacío?, tampoco distingue clases sociales”, expresó Analia.

Recalcó que: Tiene que ver con nuestra historia de vida, también con la personalidad porque no todos afrontamos de la misma manera las cosas. Tampoco tiene que ver con la clase social si sos pobre o no, sino de los derechos que son vulnerados.