JUECES Y JUEZAS DE PAZ Y FALTAS PROVINCIALES CONVERSARON SOBRE SU TAREA ACTUAL

Con la participación de 73 asistentes, acompañados por la presidenta del Superior Tribunal de Justicia, Iride Isabel María Grillo; el inspector de Justicia de Paz y Faltas, Nelson Mussin y el titular de la Dirección de Tecnologías de la Información, Daniel Chapo, se realizó esta tarde un conversatorio virtual en el que jueces y juezas de paz y faltas de todo el territorio provincial expusieron sus experiencias en el marco del aislamiento preventivo, social y obligatorio que impone la situación actual de pandemia. La actividad fue organizada por el Centro de Estudios Judiciales y coordinada por su secretaria ejecutiva, Celina Gutiérrez.
Aliento y reconocimiento
“La Justicia es un acto de amor. Sin duda. Y todo acto de amor trae sanidad, trae paz y nos hace bien. Yo no puedo más que homenajearlos en nombre del STJ, del Poder Judicial, de nuestra provincia, en nombre de cada persona en el lugar más lejano y en la situación de vulnerabilidad mayor, (porque) allí donde nadie llega, ustedes, nuestra Justicia de Paz y Faltas están”, les dijo Grillo a los jueces y juezas presentes en el conversatorio. “Por eso mi homenaje profundo a cada uno de los hombres y mujeres que enaltecen nuestra primera justicia. Y a través de este reconocimiento, con profunda emoción quiero darles las gracias”, agregó.
La presidenta del STJ reveló que extraña recorrer los juzgados y en especial el cálido recibimiento que le dan en cada oportunidad que lo hace. “Cuando llego y me esperan me llenan de amor, me oxigenan y vuelvo a Resistencia cargada de ese amor”, afirmó, al tiempo que recordó que su función fue circunstancial este año: “esta presidencia que no debió ser mía porque era de (María Luisa) Lucas, una pionera y defensora de la Justicia de paz y faltas, que cuando llegué en 2014 me pidió que fuera a los lugares que a ella se le dificultaba. Y tomé la posta”.
Mencionó luego a los que consideró “tres bastiones con los que hoy compartimos este encuentro y nos sostenemos: la Inspectoría, el CEJ y la DTI”.
Al tiempo que los instó a utilizar y valorar las herramientas informáticas, reflexionó que “nunca van a reemplazar los abrazos y el mirarnos a los ojos. Pero en este tiempo esta herramienta vino para quedarse, y lo que aprendimos en punto a la accesibilidad,  hemos visto que cuando vuelva la normalidad no tendremos que olvidarlo”.
Del mismo modo se refirió a lo que valoró como el derecho a la desconexión “como derecho humano, que trasciende al derecho al trabajo como energía, ya sea en relación de dependencia pública, privada o de manera autónoma”. Y sostuvo: “Que todo esto que nos ayuda a conectarnos, a mejorar las comunicaciones, a una mejor  Justicia, no nos lleve al exceso, y que no perdamos de vista el derecho humano al descanso, a la reflexión, a estar con uno mismo, el derecho a la desconexión. Encontrar ese punto razonable de equilibrio que desde la magistratura, aunque muchas veces nos cuesta, sabemos bien de qué se trata”.
Por último propuso elaborar “un libro impreso y digital sobre la Justicia de paz y faltas, que tanto lo merece. Podemos volcar acá muchas vivencias. Porque es un tiempo circular o en espiral, que es tiempo de la Justicia ya. De dar testimonios, de decir, cuanto todo esto pase, a ver, qué hice desde mi lugar”.
“Vamos a estar alertas, porque aprendimos y aprendemos mucho de nosotros hoy. Gracias por este aprendizaje, los amo por siempre. Porque amo la Justicia desde el seno materno”, concluyó.
El conversatorio
Durante el encuentro, jueces y juezas de distintas localidades realizaron una síntesis de sus experiencias y qué estrategias utilizaron en medio de la pandemia para concretar audiencias virtuales, tomar medidas y consolidar el acceso a la Justicia de sus comunidades.
Antes, Nelson Mussin, agradeció la iniciativa y el apoyo del STJ, explicó que esta primera propuesta tuvo la intención de lograr la participación de todos los jueces y juezas del ámbito provincial y que se sientan partícipes de la convocatoria. Además ofreció apoyo humano e institucional a Sandra Pérez, jueza de paz de El Sauzalito, y agregó: “Al secretario Raúl Paz y a Margarita Pérez todo nuestro acompañamiento, porque (ella) dio positivo al Covid-19 y queremos acompañarla colectivamente. Este es un buen momento para recordar que es trascendental tener en cuenta la cuestión humana”.
Contaron sus experiencias Oscar Lotero, juez de paz y faltas Nº 1 de Resistencia; Sonia Cardelli, jueza suplente de Fontana; Gustavo Insaurralde, juez suplente de Pampa del Indio; Omar Berdón, de Miraflores; Silvia Arias, jueza de Taco Pozo; Sandra Pérez, de El Sauzalito; Rocío Wendler, de General Pinedo, y José Haertel, de Campo Largo.