OTRA PELEA EN EL SENADO PARAGUAYO: LEGISLADOR AGREDIÓ A UN POLICÍA QUE ASPIRABA A UN ASCENSO

Un agradecimiento a Dios y la falta de moderación de algunos legisladores dieron hoy paso a una gresca en una comisión del Senado de Paraguay, donde el lanzamiento de objetos, los insultos y los golpes configuraron una sesión bochornosa.
La Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado entrevistaba a comisarios de la policía que aspiran a ascensos cuando un jefe de la institución, Aurelio Marín, hizo un agradecimiento a Dios por poder intervenir en la reunión.
«Dios no tiene nada que ver» en esta comisión, gritó el senador Paraguayo Cubas, de Cruzada Nacional, quien al mismo tiempo lanzó el tapón de un botellón de agua contra el perplejo policía Marín.
Cubas, famoso por causar escándalos y disturbios en el Senado, corrió hasta la ubicación de Marín para arrojarle agua, pese a los esfuerzos de las senadoras Lilian Samaniego y Desirée Masi por serenarlo, todo en una escena captada en videos.
Cubas continuó mojando a otros asistentes, entre ellos el ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, que apenas reaccionó, y sin que las fuerzas de seguridad a cargo del control en la sala de debate intervinieran.
Solo José Duarte, el chofer y guardia de seguridad del ex presidente Fernando Lugo, intentó interponerse, pero recibió un golpe en la cabeza por parte de Cubas, según un relato de la agencia EFE.
En medio de la trifulca, el congresista Lugo le gritó «tarado» a Cubas, quien respondió con más agua y el insulto de «bandido».
Ya con el botellón de agua casi vaciado por Cubas, la senadora Samaniego dio por terminada la sesión.
Fue una sesión «francamente bochornosa», se lamentó el ministro Villamayor a la salida de la sala.
Fuente: Télam